lunes. 22.04.2024

La semana pasada, Su Alteza el jeque Mohamed bin Zayed Al Nahyan, presidente de Emiratos Árabes Unidos, emitió una directiva para la mejora de los derechos de los hijos de madres emiratíes nacidos de padres extranjeros, otorgándoles los mismos beneficios que a otros ciudadanos en materia de atención médica y educación.

Es una decisión bienvenida, que reaviva la esperanza de las familias afectadas de que se les otorgue la ciudadanía plena; un derecho que muchos argumentarían, es una demanda natural.

En Emiratos, el hijo de una mujer emiratí nacido de un hombre no emiratí no califica automáticamente para la ciudadanía y, por lo tanto, no puede beneficiarse de todos los derechos como ciudadano emiratí. Incluso cuando se solicita según las reglas actuales, la ciudadanía no está garantizada y puede llevar años obtenerla. Sin embargo, en Emiratos, los hijos de madres emiratíes, en su mayoría, ya han podido disfrutar del acceso a atención médica gratuita (sujeto a solicitud anual y aprobación basada en la elegibilidad después de los 18 años) y educación pública. Entonces, hasta el momento, no está claro qué tan diferentes serán las cosas bajo la nueva resolución, pero se espera que pronto surjan más aclaraciones.

El diario Khaleej Times habló con varias madres y niños en esta situación sobre sus puntos de vista sobre el nuevo anuncio y sus aspiraciones para el futuro.

“Estoy orgullosa del anuncio y creo que es un paso en la dirección correcta”, manifestó la emirati DA, madre de dos hijos.

“Pero espero ver un seguimiento de este anuncio que otorgue a los hijos de madres emiratíes la ciudadanía de EAU, porque si bien los beneficios de la educación y la atención médica son muy importantes, la lealtad a un país no tiene precio”. “Quiero que mis hijos sostengan la bandera y estén orgullosos. Quiero que sientan que forman parte de la comunidad a la que pertenecen”, agregó, conteniendo las lágrimas. Espero que esta noticia sea la primera de muchas más para solucionar la triste situación de niños perdidos en la comunidad”. DA, de treinta y tantos años, lleva cinco años casada con su marido europeo de origen árabe, y ambos hijos nacieron en Abu Dhabi.

“Una madre cría a sus hijos en su propia cultura. Entonces, sin importar de dónde sea mi esposo, lo criaré de la manera en que me criaron a mí, que es con la cultura y los valores emiratíes. Entonces, ya sea que mis hijos tengan el pasaporte emiratí o no, crecerán para ser emiratíes. Entonces, ¿cuál es el daño en darles la ciudadanía?"

“Mis emociones se vuelven muy conflictivas cuando veo que se otorgan visas doradas, e incluso ciudadanía, a otros extranjeros. No digo que quiten eso, pero no puedo evitar preguntarme, ¿la lealtad se percibe como personas que traen negocios al país o se percibe la lealtad de alguien nacido y criado por una madre emiratí?

Para DA, el momento de darse cuenta de era madre de un extranjero llegó poco después del nacimiento de su primer hijo. “Todo esto salió a la luz alrededor de 2019, cuando nació mi bebé y tuve que darle una visa. Probablemente fue el momento menos favorito de toda mi experiencia de ser madre por primera vez”.

“Recuerdo que fue bastante impactante, en realidad, fue todo un recordatorio de que mi hija no era parte de este país, que era extranjera”. Cuando la visa venció, no pudo evitar sentirse un poco emocionada. “Me entristeció el hecho de que al igual que tengo que renovar la visa de mi niñera, tengo que renovar la de mi hija, que es mitad emiratí. Es algo muy sensible que te pellizca un poco el corazón”.

“Estoy muy orgullosa de ser deEmiratos Árabes Unidos y todo esto no altera mi lealtad o patriotismo, sin embargo, a medida que Emiratos avanza hacia un punto de referencia mundial, y dado que este derecho es algo muy normal para la mayoría de las mujeres en todo el mundo, seguramente nuestros hijos deberían ser considerados ya que su sangre es mitad emiratí”.

Los hijos de DA están arraigados en la cultura y las tradiciones emiratíes, y como la mayoría de los otros padres, ella y su esposo están trabajando arduamente para asegurar el futuro de sus hijos y de que crezcan con confianza sí mismos. Como parte de eso, DA ya se está preparando para abordar una pregunta inminente sobre su sentido de pertenencia.

“Va a haber muchas conversaciones que tendré que tener con nuestros hijos para explicarles por qué no tienen derecho a la nacionalidad emiratí, pero los hijos y la esposa de mi hermano, que es extranjera sí lo tienen”, dijo.  “Busco qué decirle a mis hijos cuando me hagan esa pregunta. ¿Debería ser honesta con ellos? ¿O debería simplemente darles una respuesta diplomática

DA dijo que, dado que sus hijos tienen ciudadanía europea, pueden estar en una situación más privilegiada que otros en términos de acceso y reconocimiento global, pero enfatiza que cría a sus hijos con valores emiratíes y que la familia no tiene planes de mudarse.

“Nuestra lealtad pertenece a Emiratos Árabes y mis hijos han nacido y se están criando aquí. Entonces no son extraños que vienen del exterior y de repente dicen querer ser parte de la patria, parte de esta nación. Soy optimista de que las cosas cambiarán, ya que he visto grandes cambios en los últimos años, y creo que el liderazgo es extremadamente progresista y que algún día sucederá".

Para ZM, que tiene sesenta y tantos años, la noticia significó que no pierde todas las esperanzas y que quizás su hijo y su hija todavía tengan la oportunidad de disfrutar de los privilegios de ser emiratí algún día. “Sentí que tal vez este sea el precursor de cosas más grandes… y que pronto, nuestros hijos serán orgullosos poseedores de un pasaporte emiratí”.

“El último anuncio significa que el problema se está investigando nuevamente”, señaló Zainab. “No tengo claro qué implica todo esto, pero tal vez incluso los mayores de 18 años tengan derecho a atención médica gratuita. Todavía es algo”, agregó, “ya ​​que mis hijos han tenido que depender del seguro médico”.

Reveló que muchos hijos de mujeres emiratíes estaban anticipando un anuncio importante cuando el país celebró su Jubileo de Oro en diciembre pasado. “Muchas personas decían que estaban seguras de que sucedería entonces… pero no sucedió”, compartió ZM. “Sin embargo”, señaló, “se están otorgando visas doradas a otros. Ves cosas así y duele profundamente”.

Con poco o ningún progreso en la solicitud de ciudadanía de sus hijos, y después de numerosos esfuerzos con las autoridades, dice que solo le queda la oración. “Rezo todos los días y con cada oración le pido a Alá que le conceda a mis hijos lo que se merecen”, señaló. Su hijo, de nacionalidad keniana, es un ingeniero aeronáutico que estudió en una universidad de renombre en Londres, Reino Unido y, sin embargo, dijo ZM, no pudo encontrar trabajo en  Emiratos. “Le ofrecieron un empleo en Omán y lo aceptó”.

Otra madre emiratí de dos niños, 7 y 8 años, SAB, se hizo eco del sentimiento general hacia el nuevo anuncio. “Es prometedor porque sentimos que estamos siendo vistos, que estamos en el radar. Es un movimiento positivo del nuevo presidente, nos está diciendo que 'los vemos y estamos pensando en ustedes'".

SAB, de 35 años, y sus hijos, cuyo padre es de origen pakistaní, se enfrentan a problemas tanto internas como externas. Proveniente de una familia beduina emiratí, no se esperaba que se casara fuera de su cultura y estuvo aislada de su familia durante un año. Sin embargo, dijo que después de ver a su nieta, sus padres aceptaron la decisión de su hija. “El héroe más grande de mi vida es mi papá. Él dijo 'está bien, adelante'. Si él está bien para ti, entonces está bien para nosotros'”.

“Tan pronto como vieron a mi primogénito, mi madre comenzó a llorar y nos dieron la bienvenida”. Pero esa bienvenida vino con una condición, y SAB se comprometió a no revelar las circunstancias a nadie más que a sus padres. “Nadie de mi familia sabe que mis hijos no son locales. Solo mis padres lo saben, y eso forma  parte del mantenimiento de la paz en mi familia. Es como un pueblo pequeño y todo el mundo conoce el nombre de la familia”.

Sus hijos no se dieron cuenta de que no eran emiratíes y solo se enteraron el año pasado, de una manera muy pública y dura. “Mis hijos descubrieron que no son locales hace solo unos meses, debido a Covid”. Una enfermera en la escuela que estaba dando los resultados de PCR a los estudiantes gritando sus nombres y nacionalidad cuando los compañeros de clase de los niños hicieron el descubrimiento inevitable para su vergüenza y fueron etiquetados como mentirosos por sus compañeros. “Ambos vinieron llorando de la escuela ese día. Tuve que consolarlos. Fue lo más difícil. Les dije que se sintieran orgullosos de quienes son.

Desafortunadamente, la intimidación ha aumentado desde ese incidente y SAB planea sacar a los niños de ese colegio. “La intimidación está empeorando, así que voy a cambiar de escuela. Incluso acuden a un psicólogo para ayudar a superar esto”.

Dijo que mientras sus hijos se sienten emiratíes, sin ninguna prueba documentada oficial, se sienten rechazados y desgarrados. “Lo que quiero que sientan es que tienen derechos en este país: son mitad emiratíes, tienen sangre emiratí. Sobre la posibilidad de que algún día puedan ser declarados emiratíes, SAB dijo: “Se me saltan las lágrimas cada vez que pienso en ese momento. No puedo decirle lo que eso significaría para nosotros. Toda una vida de preocupaciones desaparecería”.

Otro caso es el de AA y su hermano gemelo nacieron en Abu Dhabi de madre emiratí y padre libanés. Presentó su solicitud de ciudadanía emiratí hace cinco años a la Autoridad Federal de Identidad y Ciudadanía, cuando tenía 18 años. Dijo que sus otros cuatro hermanos y él están esperando un decreto que les otorgue la ciudadanía emiratí, pero agregó que está agradecido de poder disfrutar de los beneficios que el Gobierno les brinda. AA dijo que aunque es mitad libanés, dice que su identidad nacional y pertenencia está afiliada a este país. “Es cierto que tengo otra nacionalidad, pero nací, me crie y vivo como parte de una familia emiratí. Fui educado y crecí en esta tierra. Siempre siento que pertenezco a este país y a su gente”.

“La ciudadanía cambiará mi vida en términos de estabilidad, oportunidades laborales y vivir en Emiratos sin residencia ni patrocinador. También tendría un gran efecto psicológico”, añadió. “Finalmente reforzaría los sentimientos que ya tengo, que es que pertenezco a esta querida nación. Sería un sentimiento indescriptible”.

Las madres emiratíes de niños con padres extranjeros esperan que sean aceptados como...
Comentarios