sábado. 24.02.2024

Líbano no debe convertirse en un refugio para los hutíes, señaló este domingo el ministro de Estado para Asuntos Exteriores de Emiratos Árabes Unidos, Anwar Gargash, luego de que el secretario general de Hezbolá se reuniera con una delegación de los rebeldes yemeníes.

El líder de Hezbolá, Hassan Nasrallah, sostuvo una reunión con altos funcionarios políticos hutíes el sábado, informaron los medios de comunicación del partido. Se reunió con una delegación que incluía al portavoz Mohamad Abdelsalam y los concejales Abdul Malik Al Ajri e Ibrahim Al Daylami.

"Líbano no puede ser una estación logística o política para los hutíes e ignorar el problema exacerbará sus repercusiones", escribió Gargash en una serie de tuits después de que se conociera la noticia.

¿Cómo es la política de desasociación, que el Líbano necesita para su equilibrio político y económico, con Hassan Nasrallah recibiendo una delegación de rebeldes hutíesi? ", preguntó Gargash.

Pocos detalles de la reunión de Nasrallah fueron dados a conocer e incluso los medios de comunicación afiliados o cercanos a Hezbolá, una milicia que se convirtió en partido político, publicaron poca información. Sin embargo, sí transcendió que la delegación discutió los últimos acontecimientos en el conflicto yemení. Una foto de la reunión fue distribuida por Hezbolá, hutíes e iraníes.

Se cree que Hezbolá entrena y apoya a los hutíes respaldados por Irán contra el gobierno internacionalmente reconocido de Yemen de Abdrabu Mansur Hadi. El grupo niega la participación, sin embargo, hay numerosos indicadores de la asistencia de Hezbolá.

Han sido acusados ​​de ayudar a los hutíes a disparar misiles balísticos suministrados por Irán contra Arabia Saudita. Hezbolá tiene enormes reservas de misiles balísticos y décadas de experiencia en mantenerlos y dispararlos en su resistencia de larga data a la ocupación israelí del Líbano y la posterior guerra de 2006.

Nasrallah ha elogiado a los hutíes, asegurando que están luchando contra el "imperialismo", pero ha negado su participación en la asistencia a los rebeldes sobre los misiles. La Coalición encabezada por los árabes, incluidos Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos, intervino en el conflicto de Yemen en 2015 para respaldar al gobierno de Hadi.

A principios de este año, la Coalición informó que había matado a ocho combatientes de Hezbolá en el norte de Yemen, una afirmación que el grupo negó

Gargash: "Líbano no debe ser refugio de hutíes después de su reunión con Hezbolá"
Comentarios