sábado. 18.05.2024

El presidente de Emiratos Árabes Unidos, el jeque Mohamed bin Zayed Al Nahyan, asistió a la Cumbre de Paz de El Cairo, inaugurada este sábado por el presidente de la República Árabe de Egipto, Abdel Fattah El-Sisi. El evento contó con una treintena de países –desde EEUU hasta Rusia– y organismos internacionales como la ONU con el fin de intercambiar posiciones sobre Oriente Medio en el que han emergido las diferencias entre el mundo árabe, que pide un alto el fuego y denuncia la vulneración de la legalidad internacional por parte de Israel, y Occidente, más laxo hacia el Gobierno de Netanyahu.

La participación del jeque Mohamed en la cumbre se alinea con los esfuerzos continuos de EAU para colaborar con socios internacionales en el apoyo a todas las iniciativas diplomáticas destinadas a establecer una paz justa, integral, segura y sostenible que ponga fin a la violencia en la región y mejore la seguridad y la estabilidad regionales. 

Según informó la agencia oficial de noticias de Emiratos, WAM, la cumbre, convocada por invitación del presidente egipcio, busca abordar la distensión en la Franja de Gaza y los territorios palestinos, enfatizando la máxima prioridad de un alto el fuego inmediato y el fin de las hostilidades para evitar una mayor expansión del conflicto y la exacerbación de los problemas humanitarios. Además, la cumbre discutirá los desarrollos relacionados con la causa palestina, su futuro y trabajará para definir un horizonte claro para lograr la paz en la región.

Junto al presidente emiratí acudieron a la cumbre el ministro de Asuntos Exteriores de EAU, el jeque Abdullah bin Zayed Al Nahyan, el secretario general del Consejo Supremo de Seguridad Nacional,  Ali Mohammed Hammad Al Shamsi, el asesor diplomático del Presidente de EAU, Anwar Gargash, y la ministra de Estado para la Cooperación Internacional, Reem bint Ibrahim Al Hashemy.

En la cumbre participaron líderes y representantes del Reino de Arabia Saudita, Qatar, el Reino de Bahréin, Kuwait, la República de Irak y el Estado de Palestina, además de Turquía, España, Grecia, Italia. y Naciones Unidas, en presencia del secretario general de la Liga Árabe, Ahmed Aboul Gheit.

En su discurso de apertura, el presidente egipcio afirmó que "nos enfrentamos a una crisis sin precedentes que requiere plena atención para evitar la expansión de este conflicto, que amenaza la estabilidad de la región y la paz y la seguridad internacionales". Pidió protección internacional para civiles inocentes y el fin de sus ataques, alertando de una grave crisis humanitaria en la Franja de Gaza.  "Nos reunimos hoy en tiempos difíciles que ponen a prueba nuestra humanidad antes que nuestros intereses y examinamos la profundidad de nuestra creencia en el valor de los seres humanos y su derecho a la vida, poniendo bajo escrutinio y examen los principios que afirmamos abrazar. ¿Dónde están los valores de la civilización humana que hemos construido durante milenios y siglos? ¿Dónde está la igualdad entre los seres humanos sin discriminación, diferenciación ni dobles estándares?", preguntó El Sisi.

Afirmó que la solución a la cuestión palestina no es el desplazamiento o la expulsión de un pueblo entero a otras zonas, sino que la única solución es la justicia, que los palestinos obtengan sus derechos legítimos a la autodeterminación y vivan con dignidad y seguridad en un país independiente como otras naciones.

En su declaración en la Cumbre de Paz de El Cairo, el presidente emiratí enfatizó la máxima y urgente prioridad de brindar apoyo humanitario a los civiles en la Franja de Gaza y garantizar corredores humanitarios seguros y estables para continuar brindando socorro y asistencia médica. Aplaudió el paso positivo del sábado en este sentido con la apertura de un cruce para entregar ayuda y elogió los esfuerzos de las Naciones Unidas y Egipto en este asunto. Destacó la importancia de garantizar la sostenibilidad de este proceso para abordar de manera segura las crecientes necesidades humanitarias de la población de la Franja de Gaza.

En ese sentido, el presidente declaró que EAU continúa intensificando sus esfuerzos desde el inicio del conflicto, incluso a través del compromiso bilateral y la adopción de medidas dentro del Consejo de Seguridad de la ONU, para contener la situación. Destacó la postura firme de su país contra los ataques a civiles, insistiendo en el respeto del derecho internacional humanitario y garantizando un apoyo humanitario sin obstáculos. Además, subrayó que EAU no escatimará esfuerzos para promover iniciativas que conduzcan a la paz y la estabilidad en colaboración con sus aliados y amigos regionales y globales.

Su Alteza añadió que las experiencias de las últimas décadas, que condujeron al conflicto actual, demostraron que en ausencia de un horizonte político claro que conduzca a una paz justa, integral, segura y sostenible, la región seguirá siendo vulnerable a ciclos continuos de violencia. Esa agitación agota los recursos y disminuye las esperanzas de su pueblo en materia de desarrollo y prosperidad, ya que no puede haber desarrollo sin paz.

Para finalizar, enfatizó la necesidad de contrarrestar las voces que buscan explotar el conflicto para difundir mensajes de odio, ya que esto tiene graves consecuencias para la convivencia y la paz, no sólo en Oriente Medio sino en todo el mundo y destacó que Oriente Medio tiene una inmensa importancia religiosa, económica y estratégica para el mundo entero. Por lo tanto, su estabilidad es de interés global y trabajar para promover la paz en ese país es también una responsabilidad internacional.

El presidente de Emiratos Árabes Unidos participa en la Cumbre de Paz de El Cairo