lunes. 22.07.2024

El reciente anuncio en la Cumbre del G20 celebrada la semana pasada de un acuerdo comercial que unirá Europa, Oriente Medio y la India por ferrocarril y mar ha entusiasmado no sólo a economistas y políticos sino también a entusiastas del sector ferroviario. La idea de conectar continentes por ferrocarril se ha propuesto desde hace mucho tiempo, pero sólo ocasionalmente se lleva a la práctica.

Para Oriente Medio, el nuevo corredor comercial propuesto incorporará casi con certeza el Ferrocarril del Golfo, destinado a conectar Kuwait con Muscat en una sola línea, aunque sólo se han logrado avances significativos en el proyecto en Emiratos Árabes Unidos. Estas grandes visiones del transporte tienen que superar dificultades políticas y técnicas, desde cruzar países asolados por la guerra hasta el simple problema de que las vías tengan diferentes anchos.

Según el acuerdo del G20, la red ferroviaria del Golfo podría eventualmente extenderse más allá de los países del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) hacia Europa y ciudades como Londres y París, aunque la guerra civil en Siria y la inestabilidad política de Irak hacen que la perspectiva de una infraestructura inmediata sean poco probables.

Un antecedente al proyecto sería el Ferrocarril Transiberiano que recorre más de 9.000 kilómetros, conectando Europa con Asia y el Océano Pacífico, pero viaja dentro de las fronteras de un solo país: Rusia. La construcción comenzó en 1891 y estuvo prácticamente terminada en 1904. Hoy en día, el ferrocarril tiene varias rutas, cruza ocho zonas horarias y tarda aproximadamente una semana en completarse.

En la ciudad china de Erenhot, las líneas conectan con el Ferrocarril Transmongol, otros 2.200 kilómetros de vía que unen Moscú y Pekín. Otra línea recorre 600 kilómetros desde Corea del Norte hasta Vladivostok, el término oriental del Ferrocarril Transiberiano. Aunque rara vez se utiliza, así fue como el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, viajó en su lujoso tren blindado para su cumbre con el presidente Vladimir Putin esta semana.

Sin embargo, es necesario superar un obstáculo en el viaje, que de otro modo sería fluido, entre Moscú y Pekín. Los trenes rusos circulan sobre raíles separados por 1,52 metros, un ancho adoptado bajo los zares. China utiliza el ancho estándar de 1,435 metros, utilizado por primera vez por Gran Bretaña como pionero de los ferrocarriles. Para avanzar, los trenes en ambas direcciones deben cambiar sus ruedas, conocidas como bogies, en la frontera, levantando vagones, un proceso que dura cinco horas.

Dado que más de la mitad de los ferrocarriles del mundo y la mayoría de las líneas de alta velocidad fuera de Rusia utilizan el ancho estándar, esto no suele ser un problema en los viajes ferroviarios de larga distancia.

Para los entusiastas del ferrocarril, el santo grial es un viaje de 18.755 kilómetros desde Lagos, en el oeste de Portugal, hasta Singapur. Considerado como el viaje de pasajeros más largo del mundo, en la aventura se visitan 13 países y solo fue posible con la apertura de una nueva línea que conecta Laos con China y Tailandia en 2021.

Desafortunadamente, la guerra en Ucrania hace que actualmente sea imposible viajar de Europa a Rusia utilizando el Transiberiano Express.

Próxima salida: Tren Expreso de Abu Dhabi a Londres