miércoles. 22.05.2024

Una oficial de defensa rusa de alto rango murió misteriosamente después de caer 16 pisos desde la ventana de un edificio de apartamentos.El cuerpo de Marina Yankina fue encontrado en el pavimento fuera del edificio en San Petersburgo después de que cayera en picado, informó The Independent este viernes.

La Policía fue informada la víspera de la presencia de la mujer, identificada según información preliminar como Marina Yankina, jefa del Departamento de Apoyo Financiero del Distrito Militar Occidental de Rusia, debajo de las ventanas del edificio de viviendas.

El Comité de Investigación trabaja en establecer las circunstancias de la muerte de Yankina, de 58 años. Una de las versiones que se barajan es que "podría haberse quitado la vida", indica Fontanka. El servicio de Prensa del Distrito Militar Occidental, confirmó a los medios que la mujer fue su empleada, pero rehusaron efectuar más comentarios sobre lo ocurrido. Antes de trabajar para Defensa, Yankinia ocupó cargos en el Servicio Federal de Impuestos y también ejerció de vicepresidenta del Comité de Relaciones Patrimoniales de San Petersburgo.

Yankina es el segundo alto oficial militar ruso que muere esta semana en un supuesto suicidio. El general de división Vladimir Makarov, que ocupaba un cargo en la Dirección General de Lucha contra el Extremismo, se suicidó el lunes, un mes después de haber sido relevado de su cargo por el presidente ruso Vladimir Putin.

Muertes sospechosas

Desde principios de 2022, cuando comenzó la campaña militar rusa en Ucrania, ha habido varias muertes en circunstancias que han generado sospechas, desde empresarios de alto perfil de la industria petrolera y gasística a miembros de sus familias. Si bien nunca se ha vinculado oficialmente estas muertes con la intervención bélica, empezaron a circular páginas, entre ellas en Wikipedia, sobre "fallecimientos sospechosos de empresarios rusos", que incluyen listas de hasta 29 nombres a día de hoy.

Una de las muertes que más dio de qué hablar hace unos meses fue la de Ravil Maganov, presidente de la principal petrolera rusa, Lukoil, que también falleció tras caerse de una ventana, en ese caso, del Hospital Clínico Central de Moscú donde estaba ingresado. La agencia oficial rusa de noticias asegura que se trató de "una muerte por suicidio".

Alta funcionaria de defensa rusa muere al caer desde un edificio de 16 pisos