miércoles. 10.08.2022

Autoridades libias respaldadas por la ONU toman un avión del este de Libia

El único aeropuerto en funcionamiento de Tripoli, Mitiga, está cerrado desde septiembre
Una imagen del aeropuerto de Trípoli, capital de Libia.
Una imagen del aeropuerto de Trípoli, capital de Libia.

Las autoridades del aeropuerto de Misrata en Libia confiscaron este domingo un avión de Libyan Airlines que operaba desde Benghazi, en el este del país, señaló la gerencia de la aerolínea en Benghazi. El avión fue incautado en la ciudad occidental de Misrata, al este de la capital, Trípoli, después de que voló allí para su mantenimiento desde el aeropuerto Benina. El portavoz de la aerolínea en Benghazi, Ezzedine al-Mashnoun, dijo que el único avión operado por Libyan Airlines fue confiscado.

Mashnoun aseguró que el incidente estaba causando una seria interrupción en el horario del vuelo. El avión opera tres vuelos diarios a destinos internacionales.

"Un problema de mantenimiento fue resuelto por los ingenieros de la compañía en el aeropuerto de Misrata y luego de preparar el avión para el despegue, fue detenido por Hussain Ballaou, el gerente asistente del aeropuerto de Misrata", detalló el transportista en un comunicado en Facebook.

Un portavoz de la administración libia con sede en el este dijo que las autoridades en el este de Libia han dado horas al aeropuerto de Misrata para devolver el avión o "deben asumir la responsabilidad de otras medidas de escalada en su espacio aéreo". Las autoridades del Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA) respaldado por la ONU en Misrata y Trípoli no realizaron comentarios, según informa la agencia de noticias Reuters.

Libia es un estado fallido, víctima del caos y la guerra civil, desde que en 2011 la OTAN contribuyera militarmente a la victoria de los diferentes grupos rebeldes sobre la dictadura de Muamar al Gadafi. Desde el fallido plan de paz de la ONU de 2015 tiene dos gobiernos, uno reconocido por la comunidad internacional e impuesto en Trípoli, y otro bajo tutela de Haftar, un ex miembro de la cúpula gadafista que en los años ochenta fue reclutado por la CIA y se convirtió en el principal opositor a Al Gadafi en el exilio.

El jueves, las autoridades del este de Libia obligaron a un vuelo civil a aterrizar para realizar controles de seguridad poco después de despegar de la ciudad occidental de Misrata.

La detención de 90 minutos de este vuelo de Libyan Airlines subrayó la competencia de las partes beligerantes por el control de las instituciones y la infraestructura de Libia, parte de una grieta que ha frustrado los esfuerzos de paz liderados por la ONU.

El único aeropuerto en funcionamiento de Tripoli, Mitiga, ha estado cerrado desde principios de septiembre luego de ser golpeado por ataques aéreos y bombardeos. Los vuelos han sido redirigidos a Misrata y deben regresar a Trípoli después de que se complete el mantenimiento en su terminal principal.

Por otro lado, las fuerzas bajo el mando del mariscal Haftar intensificaron la madrugada de este domingo su ofensiva terrestre en el eje de la localidad de Qarabuli, clave para el control de la carretera de la costa que une Trípoli con la ciudad-estado de Misrata, única gran vía terrestre que queda abierta para el avituallamiento de la capital.

La ofensiva es el último paso de una estrategia que comenzó a finales de septiembre con el bombardeo masivo de la base aérea de Mitiga, único aeropuerto que quedaba en funcionamiento en la capital, y que pretende aislar Trípoli para dejar sin opciones al gobierno sostenido por la ONU (GNA) y obligar a negociar el fin de una guerra que ha causado miles de víctimas.

"En las últimas horas, unidades de la operación Volcán de la Ira (plataforma de milicias vinculadas al GNA) lograron reabrir la carretera de Qarabuli y hacer retroceder a las fuerzas de Haftar, que pretendían avanzar desde la localidad (vecina) de Al Kasarat", explicó una fuente militar en la capital.

"Las fuerzas de Haftar movilizaron más de 40 vehículos artillados para tratar de hacerse con la posición, que ha sido escenario de combates en los últimos días que han causado numerosas víctimas, entre ellas algunos civiles, que intentaban viajar al aeropuerto de Misrata para poder volar", agregó. En repuesta, milicias del GNA lanzaron una contraofensiva en la localidad de Ain Zara, en el extrarradio sureste de la capital, donde, según portavoces oficiales, causaron la muerte de 15 soldados de Haftar y lograron inutilizar y destruir ocho vehículos artillados. Pese a ello, lo cierto es que la superioridad aérea extranjera está dando alas a las fuerzas del este, que parecen cada vez más cerca de lograr el objetivo de controlar la capital.

Autoridades libias respaldadas por la ONU toman un avión del este de Libia
Comentarios