viernes. 19.08.2022

Las ejecuciones en Irán se disparan tras la represión de las protestas

Entre los ejecutados se encontraban seis mujeres y ocho prisioneros fueron ahorcados en la prisión de Rajai Shahr en las afueras de Teherán
Bandera de Irán en Tabriz. (EL CORREO)
Bandera de Irán en Tabriz. (EL CORREO)

El número de ejecuciones en Irán se ha más que duplicado en los últimos seis meses en una nueva campaña para intimidar a los manifestantes contra el régimen, declararon este viernes grupos de derechos humanos.

Del 1 de enero al 30 de junio, 251 iraníes fueron ahorcados en comparación con los 117 en la primera mitad del año pasado. El aumento de las ejecuciones coincidió con una serie de protestas en todo el país por el colapso económico de Irán y el aumento vertiginoso de los precios de alimentos básicos como el pan.

“No hay duda de que difundir el miedo para contrarrestar las crecientes protestas populares contra el régimen es el principal objetivo de estas ejecuciones”, dijo Mahmood Amiry-Moghaddam, fundador de Iran Human Rights, un grupo activista en Noruega. “Solo reacciones internacionales más fuertes y campañas internas contra las ejecuciones pueden aumentar la presión en las autoridades y detener la tendencia”.

Amiry-Moghaddam dijo que 137 de las ejecuciones se llevaron a cabo desde que comenzó la última ola de protestas contra el régimen en Irán el 7 de mayo. Seis mujeres estaban entre las ejecutadas y ocho prisioneros fueron ahorcados en la prisión de Rajai Shahr en las afueras de Teherán solo esta semana. 

El grupo señaló que su estimación de ejecuciones incluía solo las publicadas en los medios oficiales o confirmadas por al menos dos fuentes independientes, por lo que es probable que el número real sea mayor. Los activistas también acusan a Irán de ejecutar a un número desproporcionadamente alto de personas de minorías étnicas, especialmente baluchis y kurdos. Iran Human Rights dijo que contó las ejecuciones de 67 prisioneros de la minoría baluch, principalmente musulmanes sunitas que viven en el sureste.

El informe anual de Amnistía Internacional sobre la pena de muerte en 2021 dice que al menos el 19 por ciento de las ejecuciones registradas en Irán fueron baluches, aunque representan solo un cinco por ciento de la población. También preocupa la ejecución el 20 de junio de Firuz Musalou, un kurdo condenado por pertenecer al ilegal Partido de los Trabajadores del Kurdistán, que ha llevado a cabo una insurgencia en Turquía. Su sentencia se llevó a cabo en secreto sin que su familia fuera informada.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, expresó su preocupación el mes pasado por el aumento de las ejecuciones, ya que Irán volvió a ejecutar a un gran número de delincuentes relacionados con drogas y a muchas personas de minorías étnicas.

Las ejecuciones en Irán se disparan tras la represión de las protestas
Comentarios