sábado. 18.05.2024

Según una encuesta exclusiva de Arab News-YouGov, a la mayoría de las personas en Oriente Medio y África del Norte no parece importarles mucho la guerra en Ucrania. Sin embargo, los expertos manifestaron que hay muchas razones por las que el conflicto debería interesarles.

“Parece que está ocurriendo tan lejos”, dijo Abeer Etefa, la portavoz principal del Programa Mundial de Alimentos de la ONU para Oriente Medio y África del Norte, con sede en El Cairo.

Kiev, la capital de Ucrania, está a más de 3.000 kilómetros de Riad. “Pero también, la política y la dinámica del conflicto en Ucrania son demasiado complicadas para muchas de las audiencias de esta región”.

La encuesta se llevó a cabo entre 7.835 personas en 14 países de la región MENA entre el 26 de abril y el 4 de mayo. Cuando se les preguntó cuál era su posición en el conflicto entre Rusia y Ucrania, el 18 por ciento se puso del lado de Ucrania y el 16 por ciento de Rusia.

El 66 por ciento de los encuestados respondió con un encogimiento de hombros, y optó por "no tomar una postura" sobre la crisis, indiferencia que alcanzó su punto máximo en Jordania y Argelia (74 por ciento) y Arabia Saudita (71 por ciento).

Richard Gowan, director de la ONU del International Crisis Group con sede en Bruselas, ve otra razón para la aparente indiferencia de muchos árabes ante los acontecimientos en Ucrania. “Estamos viendo una brecha muy grande entre cómo los estadounidenses y los europeos ven este conflicto y cómo se ve en otras partes del mundo”.

“Un tema clave es que mucha gente en el mundo árabe ve esto como que la OTAN se lanzó contra Rusia, y la realidad es que no se podrán cambiar las sospechas de la OTAN y Estados Unidos en Oriente Medio y el norte de África pronto”, agregó.

Aunque los combates en Ucrania y las razones detrás del conflicto no tienen nada que ver con el mundo árabe, las ondas de choque del conflicto ya afectan a millones de árabes, que luchan contra el aumento de los costes de los alimentos básicos, señaló Etefa. Agregó que incluso si los combates se detuvieran mañana, “el mundo necesitará entre seis meses y dos años para recuperarse, desde una perspectiva de seguridad alimentaria”.

Incluso antes del conflicto, dijo, “para febrero, los precios de los alimentos en muchos países de la región ya habían alcanzado un máximo histórico. “El año pasado, el costo de una canasta básica de alimentos, las necesidades alimentarias mínimas por familia por mes, aumentó un 351 % en el Líbano, el aumento más alto de la región, seguido del 97 % en Siria y el 81 % en Yemen. Y ahora la crisis de Ucrania está elevando aún más los precios”.

Los expertos esperaban que el trigo de la India compensará parte del déficit de Ucrania, pero la semana pasada el Gobierno indio prohibió las exportaciones después de que una ola de calor golpeó los cultivos del país, lo que elevó los precios de algunos alimentos a niveles récord.

Incluso antes del conflicto, el PMA brindaba asistencia a millones de personas en toda la región, en Yemen, Líbano y Siria. Ahora, incluso cuando la demanda de sus recursos crece rápidamente como resultado de los acontecimientos en Ucrania, el aumento de los precios de los alimentos y el petróleo significa que los pronósticos del PMA se han disparado de manera alarmante.

“Esto sucede en un momento muy difícil para el Programa Mundial de Alimentos”, dijo Etefa. “Debido a la guerra en Ucrania, nuestros costos operativos globales se han incrementado en 71 millones de dólares  al mes, lo que reduce nuestra capacidad para ayudar a los necesitados en la región en un momento en que el mundo se enfrenta a un año de hambre sin precedentes. Eso significa que cada día, en todo el mundo, hay cuatro millones de personas menos a las que podemos ayudar con una ración diaria de alimentos”.

Un estudio revela que a la mayoría de los árabes no les importa la guerra entre Rusia y...