viernes. 09.12.2022

La guerra mundial de Libia: Rusos, turcos y sudaneses en la batalla de Trípoli

Moscú ha expresado su malestar por la postura adoptada por Turquía
Soldados en la capital de Libia.
Soldados en la capital de Libia.

La guerra civil de Libia ha pasado a convertirse en una mundial. A las facciones enfrentadas del Gobierno de Acuerdo Nacional (GAN) apoyado por la ONU y el autodenominado Ejército Nacional Libio del mariscal Khalifa Haftar, se sumó en 2015 el Daesh, que pretendía hacer del país la tercera provincia de su Califato. Para combatir a los yihadistas llegaron fuerzas especiales de EEUU, Francia, Reino Unido, Jordania y mil combatientes de las Fuerzas Rápidas de Apoyo de Sudán, entre otros.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha anunciado este jueves que Turquía enviará fuerzas militares a Libia en respuesta una petición del Gobierno de Unidad Nacional liderado por el primer ministro, Fayez Serraj, al tiempo que ha explicado que presentará al Parlamento la legislación para autorizar este despliegue militar en enero. "Como hay una invitación ahora mismo (de Libia), lo aceptaremos", ha asegurado Erdogan, en un discurso ante miembros de su formación, el Partido Justicia y Desarrollo (AKP). "Pondremos la ley para desplegar tropas en Libia en la agenda tan pronto como abra el Parlamento", ha indicado, antes de concretar que la norma será aprobada en torno al 8 y el 9 de enero.

Posteriormente, sin embargo, el ministro del Interior libio, Fathi Bashagha, ha indicado que el Gobierno reconocido internacionalmente pedirá oficialmente apoyo militar a Turquía si se intensifica la ofensiva sobre Trípoli lanzada por Haftar y sus fuerzas el pasado mes de abril. "Si se produce una escalada en la situación, entonces tendremos el derecho de defender Trípoli y a sus residentes", ha asegurado Bashagha a la prensa en Túnez. Sin embargo, fuentes del gobierno de Trípoli citadas por la agencia de noticias Reuters han recalcado que la petición ha sido formulada oficialmente a Ankara para obtener apoyo militar "aéreo, terrestre y marítimo".

Erdogan realizó el miércoles una visita a Túnez en la que se reunió con su homólogo tunecino, Kais Saied, con quien dialogó sobre la necesidad de cooperar para lograr un alto el fuego en Libia. En su discurso de este jueves, Erdogan ha dicho que Túnez y Turquía han acordado cooperar para respaldar al Gobierno de unidad reconocido por la comunidad internacional y por la ONU frente a la amenaza de las fuerzas militares lideradas por el general Haftar, que apoya al Ejecutivo del este de Libia.

El Gobierno turco firmó hace un mes dos acuerdos distintos con el Gobierno libio, uno sobre cooperación militar y en materia de seguridad y otro sobre fronteras marítimas en la zona oriental del mar Mediterráneo. El Ejecutivo liderado por Serraj ha estado resistiendo durante meses la ofensiva de las fuerzas del general Haftar, que ha tenido el apoyo de Rusia, Egipto y Emiratos Árabes Unidos.

El Gobierno de Rusia ha mostrado su preocupación ante la posibilidad de un despliegue de tropas turcas en Libia para respaldar al Gobierno de Serraj y Erdogan ya dijo la semana pasada que no permanecerá callado ante la presencia de mercenarios de la empresa militar privada Wagner --apoyada por Rusia-- respaldando a los militares bajo mando de Haftar. "Rusia está allí con 2.000 (hombres) de Wagner", ha denunciado este jueves Erdogan, que también se ha referido a unos . "¿Les ha invitado el Gobierno oficial? No", ha replicado. "Todos ellos están ayudando al barón de la guerra (Haftar), mientras que nosotros estamos aceptando una invitación del Gobierno legítimo del país. Esa es nuestra diferencia", ha esgrimido el presidente turco.

Así las cosas, Moscú ha expresado su malestar por la postura adoptada por Turquía. "Creemos que cualquier intervención de terceros países en la situación no contribuirá a la solución", ha afirmado este jueves el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov. No obstante, ha añadido, "siempre saludamos todos los intentos de terceros países de promover directamente la resolución del problema y de ayudar a las partes del conflicto a lograr compromisos". "Rusia apoya los esfuerzos internacionales para resolver" la crisis en Libia y está interesada en poner fin al derramamiento de sangre en el país, ha añadido Peskov, según informa la agencia rusa Sputnik.

El portavoz del presidente ruso ha recordado que fue la intervención de algunos países contra el régimen de Muamar Gadafi lo que provocó que en el país norteafricano actúen mercenarios extranjeros y terroristas. "Todo ello es consecuencia de las consabidas acciones de los consabidos estados dirigidas a torpedear el sistema estatal libio", ha subrayado. Preguntado por la presunta presencia de mercenarios rusos en Libia, Peskov ha afirmado que las autoridades de Rusia están preocupadas por la situación en este país en general al tiempo que ha añadido que hay ciudadanos de distintos países que "participan como mercenarios en todas las partes del planeta" y que es imposible controlar la circulación de todos los nacionales de algún estado.

Por otra parte, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha mantenido una conversación telefónica con el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, para abordar la situación en Libia, tal y como ha indicado el Kremlin.

La guerra mundial de Libia: Rusos, turcos y sudaneses en la batalla de Trípoli
Comentarios