sábado. 18.05.2024

La región árabe es la más desigual del mundo, según un nuevo informe de la Comisión Económica y Social de la ONU para Asia Occidental, que advirtió de que existía el riesgo de una "ruptura en la cohesión social" si no se abordaban las desigualdades. El informe, llamado 'Desigualdad en la región árabe: una bomba de relojería', sostuvo que la región había registrado algunos de los niveles más altos de desigualdad de ingresos a nivel mundial.

Los factores que impulsaron la desigualdad incluyeron la dinámica demográfica, la educación deficiente, la brecha digital, las instituciones débiles, la corrupción y la falta de transparencia, los déficits de datos y la vivienda inasequible.

El estudio manifestó que la desigualdad de género había estado sistemáticamente por encima del promedio mundial, con un estimado de 179 años necesarios para cerrar la brecha de género en comparación con 142 años a nivel mundial. Esta brecha de género fue una de las más altas del mundo en 2021.

El desempleo juvenil, que era 3,8 veces mayor que el de los trabajadores adultos, había sido el más alto a nivel mundial durante los últimos 25 años. El paro laboral entre ciertos grupos, como las mujeres y las personas con discapacidad, era incluso mayor que el de los hombres y las personas sin discapacidad. “Tales factores, si no se abordan, profundizarán las desigualdades existentes y afectarán con mayor dureza a las comunidades más pobres y vulnerables. Estos factores corren el riesgo de inflamar una mayor desafección y alienación entre las poblaciones árabes, lo que resulta en una ruptura de la cohesión social”, dijo la secretaria ejecutiva de UNESCWA, Rola Dashti.

“A pesar de este panorama sombrío, las poblaciones árabes son optimistas y esperanzadas. Una encuesta realizada por ESCWA encontró que el 52 por ciento de las personas en la región cree que la igualdad existe, ya sea total o parcialmente, mientras que el 47 por ciento cree que la igualdad aumentará en los próximos cinco años”, dijo.

Propuso el establecimiento de un fondo de solidaridad y una coalición regional para volver a conectar diferentes grupos de población en los segmentos más ricos y más pobres de la sociedad con el fin de crear oportunidades.

Asimismo, el informe detalló que la pandemia había puesto de relieve "desigualdades profundas y de larga data" en toda la región, y golpeó con más fuerza a las comunidades más pobres y vulnerables. Empujó a 16 millones de personas más a la pobreza, con lo que aumentó el número de pobres en la región a más de 116 millones, casi una cuarta parte de la población. Los trabajadores vulnerables, las mujeres, los jóvenes, los empleados con menos educación y las personas con discapacidad fueron los que más sufrieron la pérdida de empleo durante la pandemia.

Un informe de la ONU revela que la región árabe es la más desigual del mundo