sábado. 28.01.2023

Irán condena a muerte a un enfermo mental por presunta quema del Corán

Iran Human Rights, con sede en Noruega, informó de que al menos 109 manifestantes están actualmente en riesgo de ejecución
Bandera de Irán en Tabriz. (EL CORREO)
Bandera de Irán en Tabriz. (EL CORREO)

Irán condenó a muerte a un hombre con una enfermedad mental por cargos de apostasía por supuestamente quemar copias del Corán durante una protesta contra el régimen, y los grupos de derechos humanos advirtieron que el hombre de 35 años fue severamente torturado bajo custodia y se enfrentó a un juicio injusto, informó el jueves el diario The Guardian.

Javad Rouhi, de un pueblo en el norte de Irán, fue sentenciado a muerte por tres cargos: hacer la guerra contra Dios, corrupción en la Tierra y apostasía.

Después de su arresto, fue transportado a un centro de detención supervisado por el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán. No pudo hablar ni caminar después de sufrir torturas extremas mientras estaba bajo custodia.

A su familia solo se le permitió una visita antes de su audiencia en el tribunal, y su padre manifestó que "no permitieron más visitas ni llamadas telefónicas después de eso”.

Rouhi, que sufre una grave enfermedad mental, fue acusado de entrar en un cuartel de la policía de tráfico local en septiembre pasado, junto con otras dos personas, y prender fuego al edificio, incluidas las copias del Corán. Los medios estatales de Irán informaron que había “confesado el hecho de que destruyó la sede y le prendió fuego”. A Rouhi se le impidió contratar a un abogado de su elección, y las autoridades judiciales le exigieron que fuera representado por el defensor del estado, Habibullah Qazvini.

Qazvini dijo durante el juicio: “La revisión de las imágenes de CCTV y las declaraciones de Javad Rouhi solo muestran su presencia en el lugar de reunión, y no hay evidencia de que haya participado en la quema y destrucción de propiedad pública”. “Javad se había separado de su esposa debido a una enfermedad mental y al desempleo; en septiembre, había ido a Nowshahr para encontrarse con su ex esposa y tratar de traerla de regreso. No tenía dinero, así que durmió en la calle durante esos pocos días en Nowshahr antes de su detención”.

Como prueba adicional de un juicio injusto, los cargos de Rouhi también estaban relacionados con la muerte de cinco manifestantes que, según los grupos de derechos humanos, fueron asesinados por agentes de seguridad iraníes.

Iran Human Rights, con sede en Noruega, informó de que "al menos 109 manifestantes están actualmente en riesgo de ejecución, cargos de pena de muerte o sentencias. Esto es un mínimo, ya que la mayoría de las familias están bajo presión para que permanezcan calladas; se cree que el número real es mucho mayor”.

Irán condena a muerte a un enfermo mental por presunta quema del Corán
Comentarios