domingo. 27.11.2022

Irán convoca a embajadores de Reino Unido y Noruega tras disturbios

Las protestas por la muerte de Amini se han extendido por al menos 46 ciudades y al menos 41 manifestantes y policías han muerto
El Ministerio de Exteriores de Irán. (Twitter)
El Ministerio de Exteriores de Irán. (Twitter)

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Irán declaró este domingo que convocó al embajador de Gran Bretaña para protestar por lo que describió como una atmósfera hostil creada por los medios de comunicación en farsi con sede en Londres. La medida se produce en medio de violentos disturbios en Irán provocados por la muerte de una joven bajo custodia policial.

La agencia de noticias estatal IRNA informó de que el Ministerio también convocó al embajador de Noruega en Irán y protestó enérgicamente por los recientes comentarios del presidente del parlamento noruego, Masud Gharahkhani.

La muerte de Mahsa Amini, de 22 años, bajo custodia luego de ser detenida por la policía de moralidad iraní provocó disturbios en las provincias de Irán y en la capital Teherán.

Las protestas por la muerte de Amini se han extendido por al menos 46 ciudades, pueblos y aldeas de Irán. La televisión estatal ha sugerido que al menos 41 manifestantes y policías han muerto desde que comenzaron las protestas el 17 de septiembre. Un recuento de Associated Press de declaraciones oficiales de las autoridades sitúa el número de víctimas en al menos 11, con más de 1.200 manifestantes arrestados.

El sitio web del Ministerio de Relaciones Exteriores reveló que convocó a Simon Shercliff, el embajador del Reino Unido en Irán, el sábado y protestó por el alojamiento de medios de comunicación críticos en idioma farsi. El Ministerio alega que los medios de comunicación han provocado disturbios y la propagación de manifestaciones en Irán en la parte superior de sus programas.

Irán consideró que los informes de las agencias de noticias son una interferencia en los asuntos internos del país y actúan en contra de su soberanía. La crisis en Irán comenzó como un estallido público de ira por la muerte de Amini, quien fue arrestada por la policía de moralidad en Teherán por supuestamente llevar su velo islámico demasiado suelto. La policía dijo que murió de un infarto y que no fue maltratada, pero su familia ha puesto en duda ese punto. La muerte de Amini ha provocado una fuerte condena de los países occidentales y de las Naciones Unidas.

Irán convoca a embajadores de Reino Unido y Noruega tras disturbios
Comentarios