viernes. 09.12.2022

Los combates estallan en Yemen cuando los hutíes se niegan a renovar la tregua

El alto el fuego de seis meses en territorio yemení redujo considerablemente la violencia
Rebeldes hutíes en Yemen.
Rebeldes hutíes en Yemen.

Fuertes combates entre las tropas del Gobierno y los hutíes respaldados por Irán estallaron en Yemen después de que la milicia se negara a renovar una tregua negociada por la ONU que expiró el domingo, según informaron distintas fuentes.

Las batallas más feroces tuvieron lugar fuera de la ciudad central de Marib y en el área de Al-Fakher de la provincia de Dhale, donde los hutíes atacaron a las fuerzas gubernamentales con proyectiles de mortero, balas de cañón, tanques y drones equipados con explosivos, informó un oficial del ejército al portal Arab News.

Minutos después de que expirara la tregua el domingo por la noche, los hutíes comenzaron a bombardear a los soldados del Gobierno con armas pesadas y drones en el área de la montaña Al-Baleq, al sur de Marib. Después de eso, avanzaron sobre el terreno en un esfuerzo por tomar el control del territorio montañoso que domina la ciudad. Al mismo tiempo, otros combatientes hutíes lanzaron ataques contra las fuerzas gubernamentales en Al-Kasarah, Raghwan y Mas, al oeste de Marib. “Se han preparado para estos enfrentamientos desde el comienzo de la tregua”, dijo el funcionario, que pidió permanecer en el anonimato, y agregó que los hutíes sufrieron pérdidas significativas y no pudieron avanzar en el campo de batalla.

Además, estallaron intensos combates en Al-Fakher en Dhale, donde las tropas sureñas pro-independencia señalaron que habían repelido los ataques de los hutíes en sus posiciones poco después de que expirara la tregua. Asimismo, hubo intercambios esporádicos de fuego de ametralladoras pesadas entre las tropas gubernamentales y los hutíes en las afueras de la ciudad sitiada de Taiz. La lucha estalló después de que el enviado especial de la ONU para Yemen, Hans Grundberg, no lograra persuadir a los hutíes para que renovaran el alto el fuego. Grundberg detalló que la tregua negociada por la ONU, que entró en vigor el 2 de abril y se renovó dos veces, no se extendería una tercera vez. Agradeció al Gobierno yemení por cooperar “positivamente” con sus propuestas para poner fin a la guerra.

El hecho de que no se renovara provocó indignación y críticas, principalmente dirigidas a los hutíes, ya que la tregua redujo significativamente la violencia en Yemen, permitió la reapertura del aeropuerto de Saná y que decenas de barcos de combustible atracaran en el puerto de Hodeidah.

El primer ministro yemení, Maeen Abdul Malik Saeed, condenó a los hutíes por no renovar el alto el fuego e instó a la comunidad internacional a abandonar su política blanda hacia los rebeldes y tomar medidas por sabotear los esfuerzos de paz. “Cada vez que surge una oportunidad para la paz, la milicia hutí, respaldada por el régimen iraní, elige desperdiciarla y decide ir a la guerra”, sostuvo Saeed.

Las organizaciones de ayuda internacional que trabajan en Yemen también expresaron su consternación por la reanudación de los combates y su impacto en los civiles y los esfuerzos humanitarios en el país. “Estamos profundamente decepcionados de que la tregua en #Yemen no se haya restablecido”, dijo el Consejo Noruego para los Refugiados en Twitter.

Por su parte, Fabrizio Carboni, director del Comité Internacional de la Cruz Roja para Oriente Próximo y Medio, también pidió el fin de los combates y dijo que la tregua había permitido a los yemeníes vivir en paz. “Lamentamos que no se haya llegado a un acuerdo para extender un alto el fuego a nivel nacional en #Yemen. Durante los últimos seis meses, la tregua le dio a millones de personas un respiro de la lucha”, tuiteó este lunes.

Los combates estallan en Yemen cuando los hutíes se niegan a renovar la tregua
Comentarios