martes. 23.04.2024

Las fuerzas de seguridad en Irán mataron a un hombre en septiembre después de que derribara un cartel del líder supremo Ali Khamenei en la ciudad de Amol, informó el lunes BBC Persian.

Erfan Rezaei, de 21 años, recibió un disparo de pistola en el hombro y la espalda a quemarropa durante las protestas.

Una fuente declaró que su familia estaba bajo presión para que contara que eran los manifestantes los que lo habían matado.

No mucho después de la protesta, los funcionarios le dijeron a la madre de Rezaei, Farzaneh Barzekar, que su hijo había sido ingresado en el hospital.

Las enfermeras del centro médico se negaron a decirle dónde estaba Rezaei, pero después de tres horas la madre encontró su ropa empapada de sangre fuera de un quirófano y se desmayó.

Rezaei murió como resultado de graves daños en el riñón y el bazo causados ​​por una herida de bala en la espalda que fue disparada por una pistola desde una distancia de cinco metros, informó la BBC.

Su cuerpo fue entregado a su familia con la condición de que celebrara un funeral tranquilo, que según los informes solo se permitió porque el padre de Rezaei era un veterano de la guerra Irán-Irak, y los iraníes reverencian a los que lucharon en el conflicto entre 1980 y 1988.

“Todos los días miro tu foto durante horas y lloro. Miro tu cama vacía y tus libros. Leí tus libros en voz alta en tu cama vacía”, publicó la madre de Rezaei en Instagram hace dos semanas, debajo de un vídeo de su tumba.

Las protestas antigubernamentales se desencadenaron en todo el país tras la muerte bajo custodia de Mahsa Amini, una joven de 22 años que fue detenida por la Policía Moral iraní por supuestamente llevar el velo “inadecuadamente”.

El miércoles marcará 40 días desde la muerte de Amini y el final del período de duelo tradicional en Irán.

Un manifestante iraní, asesinado a tiros tras derribar un cartel del líder supremo
Comentarios