lunes. 25.09.2023

Marruecos prolongó este viernes de nuevo el cierre de sus fronteras -decretado desde el pasado 29 de noviembre- y la suspensión de vuelos hasta el 31 de enero en prevención contra la propagación de Covid-19 y sus nuevas variantes.

La Oficina Nacional de Aeropuertos (ONDA) anunció que “la suspensión de todos los vuelos de pasajeros desde y hacia Marruecos se extenderá hasta el 31 de enero de 2022”.

Rabat impuso la medida para que se aplicara inicialmente desde finales de noviembre hasta el 31 de diciembre, aunque se había establecido un mecanismo para que los ciudadanos marroquíes varados en el extranjero regresaran a casa. Pero el jueves Rabat anuló la medida, lo que significó el cierre de facto de las fronteras del país.

Ahora, los únicos movimientos de pasajeros permitidos son vuelos de repatriación únicos para ciudadanos extranjeros en el Reino, autorizados caso por caso por Rabat.

El Gobierno también ha prohibido todas las celebraciones de Nochevieja y ha vuelto a imponer un toque de queda nocturno.

Los festivales y reuniones culturales están prohibidos desde principios de mes.

Las restricciones han asestado un duro golpe al vital sector turístico del país norteafricano, que ya está de rodillas después de dos temporadas perdidas debido a la pandemia.

Marruecos prohíbe todos los vuelos por el virus