jueves 2/12/21

¿Por qué Europa quiere prohibir los vuelos de Turkish Airlines y qué pasa en la frontera entre Polonia y Bielorrusia?

La UE estudia sanciones a las aerolíneas que "participen activamente en el tráfico de personas"
Un avión de Turkish Airlines.
Un avión de Turkish Airlines.

Turquía ha rechazado como "infundadas" las acusaciones de Polonia de que estuviera facilitando la llegada de migrantes desde Estambul a Minsk y, con ello, contribuyendo a la crisis en la frontera entre Polonia y Bielorrusia.

Según la agencia de noticias Anadolu, el ministro de Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu, llamó en la tarde del miércoles a su homólogo polaco, Zbigniew Rau, para expresarle su malestar por las acusaciones contra Turquía y contra la aerolínea de mayoría estatal Turkish Airlines.

La llamada del jefe de la diplomacia turca se produjo después de que el primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, afirmase que Turquía mantenía un corredor abierto entre Estambul y Minsk y, con ellos, ayudaba a que Bielorrusia presionase con miles de refugiados a Polonia.

Cavusoglu invitó también a un equipo técnico polaco a Turquía para que pudiera verificar la falsedad de las acusaciones y se informase "de forma correcta a la opinión pública".

Turkish Airlines también negó en un comunicado que estuviera facilitando la inmigración ilegal y subrayó que cumple todas las medidas legales y de seguridad en sus operaciones en todo el mundo.

La Unión Europea (UE) estudia nuevas sanciones contra Bielorrusia, entre ellas, a las aerolíneas de terceros países que "participen activamente en el tráfico de personas".

Cientos de inmigrantes y refugiados, principalmente de países de Oriente Medio, se encuentran en la frontera entre Bielorrusia y Polonia con temperaturas bajo cero.

Polonia y la Unión Europea acusan al régimen de Minsk de facilitar la llegada de estas personas al no exigir visados para ejercer presión contra el bloque comunitario, que le impuso sanciones debido a la represión de la oposición bielorrusa.

La tensión entre la Unión Europea y Bielorrusia aumenta día tras día desde la llegada el pasado lunes de cientos de migrantes al borde de la frontera bielorrusa con Polonia.

Desde entonces, la Guardia Fronteriza polaca ha registrado más de 30.000 intentos de cruzar la valla con alambre de espino que separa ambos países. Varsovia y Bruselas han acusado al régimen de Minsk de orquestar el tráfico ilegal de personas para presionar al club comunitario en represalia por las sanciones económicas impuestas, debido a las graves violaciones de derechos humanos en el país tras las protestas por las elecciones celebradas en agosto de 2020, cuyo resultado no ha sido reconocido por la UE. Estas son las principales claves de la escalada de la tensión en esta frontera de la UE.

¿De dónde son los migrantes?

Las personas que se acumulan cerca de la frontera con Polonia no provienen de Bielorrusia ni de ningún otro país de ese entorno. Los migrantes llegaron al enclave fronterizo, situado cerca de la ciudad bielorrusa de Grodno, vestidos con ropa de abrigo y dirigidos, según denunciaron las autoridades polacas, por agentes del régimen de Minsk armados y con perros.

El lunes al atardecer, los cientos de personas, entre los que se encuentran muchos niños, montaron tiendas de campaña y encendieron hogueras para pasar la noche a temperaturas bajo cero. La mayoría de los inmigrantes proviene de Oriente Próximo, muchos de ellos son kurdos, que huyen principalmente de Irak y Siria.

Con el objetivo de desestabilizar a la UE, el régimen de Lukashenko aprovecha la vulnerabilidad de emigrantes en zonas como Oriente Próximo y países del Golfo para incentivar el tránsito aéreo hacia Minsk como una vía segura y sin trabas que permite entrar en Europa. De esa forma los potenciales refugiados tienen el aliciente de evitar las peligrosas travesías por mar desde Turquía y desde el norte de África.

Con esa fórmula, ciudadanos de Oriente Próximo, así como de países africanos, aterrizan en Minsk en vuelos operados por distintas compañías aéreas. Por ello, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, advirtió el mismo lunes que el Ejecutivo comunitario está explorando “cómo sancionar, incluso mediante la inclusión en listas negras, a las aerolíneas de terceros países que participan activamente en la trata de personas”.

¿Por qué Europa quiere prohibir los vuelos de Turkish Airlines y qué pasa en la...
Comentarios