martes. 16.04.2024

Los presos se amotinaron en una prisión del noroeste de Siria este lunes después del terremoto fatal, y al menos 20 escaparon de la cárcel que tenía en su mayoría a miembros del grupo Daesh, declaró a la agencia de noticias AFP una fuente en la instalación. La prisión de la policía militar en la ciudad de Rajo, cerca de la frontera turca, alberga a unos 2.000 reclusos, de los cuales unos 1.300 se sospecha que son combatientes de Daesh, explicó la fuente. La cárcel también alberga a soldados de las fuerzas dirigidas por los kurdos.

“Después del terremoto, Rajo se vio afectado y los reclusos comenzaron a amotinarse y tomaron el control de zonas de la prisión”, dijo el funcionario de la cárcel de Rajo, que está controlada por facciones pro-turcas. "Alrededor de unos 20 prisioneros huyeron... que se cree que son militantes de Daesh".

El sismo de magnitud 7,8 —que fue seguido por docenas de réplicas en la región— causó daños en el recinto carcelario, con paredes y puertas agrietadas, agregó la fuente.

Por su parte, el monitor de guerra del Observatorio Sirio para los Derechos Humanos con sede en Gran Bretaña manifestó que no podía verificar si los prisioneros habían escapado, pero confirmó que hubo un motín.

Al menos 1.444 personas murieron el lunes en Siria tras el devastador terremoto que tuvo su epicentro en el suroeste de Turquía, según el gobierno y los rescatistas. En las partes del noroeste del país controladas por los rebeldes, al menos 733 personas murieron y más de 2.100 resultaron heridas, informó el grupo de rescate Cascos Blancos.

El incidente en Rajo se produce después de un ataque de Daesh en diciembre a un complejo de seguridad en su antigua capital siria de facto, Raqqa, cuyo objetivo era liberar a otros terroristas de una prisión. Seis miembros de las fuerzas de seguridad lideradas por kurdos que controlan el área murieron en el ataque frustrado.

El conflicto en Siria comenzó en 2011 con la brutal represión de las protestas pacíficas y escaló hasta atraer a potencias extranjeras y yihadistas globales. Casi medio millón de personas han muerto y el conflicto ha obligado a alrededor de la mitad de la población del país antes de la guerra a abandonar sus hogares, y muchos buscan refugio en la vecina Turquía.

Reclusos del Daesh escapan de una prisión siria tras el terremoto
Comentarios