lunes. 26.02.2024

El Kremlin ha dado orden este sábado de expulsar a 23 diplomáticos británicos en respuesta a las acusaciones formuladas esta semana por el Gobierno británico que apuntaban a las autoridades rusas como responsable del envenenamiento del ex espía ruso Sergei Skripal en la localidad británica de Salisbury.

"Se declaran personas 'no gratas' a 23 empleados diplomáticos de la Embajada del Reino Unido en Moscú", según ha hecho saber el Ministerio de Exteriores ruso en una declaración recogida por la agencia oficial de noticias rusa RIA Novosti. El Ministerio ha añadido que los diplomáticos "deben abandonar el país en el plazo de una semana", dice la nota.

Además, y "dada la disparidad en el número de instituciones consulares de los dos países", se ha revocado el consentimiento de Rusia para la apertura del Consulado General del Reino Unido en San Petersburgo.

También se suspende la actividad del British Council, una institución británica de alcance internacional con representación en más de 100 países, en Rusia "debido a su estatus no regulado".

Por otro lado y según fuentes del Gobierno británico a The Guardian, Londres podría llegar incluso a la expulsión del embajador ruso en Reino Unido -- en lo que supondría la ruptura definitiva de relaciones --, pero una medida que no se piensa en ningún momento es el boicot al Mundial de Fútbol que se celebrará este verano en Rusia. "Eso está fuera de cualquier plan", han explicado las fuentes.

El Reino Unido anunció este miércoles que expulsará a 23 diplomáticos rusos como represalía después de que Moscú no haya aclarado por qué el exespía Sergei Skripal y su hija Julia fueron envenenados en Salisbury (Inglaterra) con un agente nervioso de fabricación rusa, según anunció la primera ministra, Theresa May.

Asimismo, el ministro de Exteriores británico, Boris Johnson, manifestó este viernes que es "abrumadoramente probable" que el presidente ruso, Vladimir Putin, ordenara directamente un ataque químico en suelo británico contra el ex espía ruso Sergei Skripal, ahora convaleciente en el hospital tras ser expuesto, según la investigación, a un agente nervioso.

Por su parte, Rusia ha insistido esta semana en la ONU en que no tiene nada que ver con el envenenamiento del exespía Serguéi Skripal y su hija en el Reino Unido y acusó a este país de hacer "propaganda" en lugar de buscar la verdad.

Rusia expulsa a 23 diplomáticos británicos y cierra el British Council
Comentarios