lunes. 22.04.2024

El general del Ejército de Estados Unidos, Stephen Townsend, tiene la sospecha de que uno de sus drones, perdido el mes pasado cerca de Trípoli, capital de Libia, fue derribado por las defensas aéreas de Rusia, y exige que sus restos sean devueltos. Townsend, que lidera el Comando África, ha explicado que cree que los operadores de las defensas aéreas en ese momento "no sabían que era un avión de control remoto de Estados Unidos cuando dispararon contra él".

"Esto resalta la influencia maligna de los mercenarios rusos que actúan para influir en el resultado de la guerra civil en Libia, y que son directamente responsables del aumento reciente y agudo de los combates, las bajas y la destrucción en Trípoli", ha acusado Townsend.

Sin embargo, ha denunciado que "ciertamente saben a quién pertenece ahora y se niegan a devolverlo". Según fuentes del Ejército, serían mercenarios rusos quienes estarían detrás del derribo del dron.

Moscú siempre ha negado que hubiera contratistas rusos en cualquier grupo militar extranjero, y en caso de serlo, serían civiles que lo harían de manera voluntaria.

El general libio Khalifa Haftar, que afirma estar luchando para librar a Trípoli de los grupos islamistas, está intentando hacerse con la capital, ahora en manos del Gobierno de Acuerdo Nacional, que cuenta con el respaldo internacional.

En Libia existen en estos momentos dos gobiernos paralelos, uno asentado en Trípoli y reconocido por la comunidad internacional y otro con base en el este del país, respaldado por países como Egipto y Emiratos Árabes Unidos (EAU).

Haftar lanzó su ofensiva en abril, durante una visita al país del secretario general de la ONU, António Guterres, y diez días antes del inicio de una conferencia nacional que estaba en el centro del proceso de paz impulsado por el enviado especial del organismo internacional para Libia, Ghasán Salamé.

Desde entonces, el Consejo de Seguridad de la ONU no ha logrado acordar ningún comunicado o resolución sobre la campaña, que se ha saldado hasta ahora con cientos de civiles muertos y heridos y más de 120.000 desplazados.

Washington sospecha que los mercenarios rusos en Libia han derribado uno de sus drones
Comentarios