miércoles. 22.05.2024

El Premio Nobel de la Paz fue otorgado este viernes a la activista encarcelada Narges Mohammadi, honrada por su lucha contra la opresión de las mujeres en Irán.

El premio a Mohammadi se produce después de una ola de protestas que se extendió por Irán tras la muerte bajo custodia hace un año de una joven kurda iraní, Mahsa Amini, arrestada por violar las estrictas reglas de vestimenta de las mujeres en Irán.

Mohammadi, periodista y activista de 51 años, ha pasado gran parte de las últimas dos décadas entrando y saliendo de la cárcel por su campaña contra la obligatoriedad del hijab para las mujeres y la pena de muerte. Es vicepresidenta del Centro de Defensores de los Derechos Humanos fundado por la abogada iraní de derechos humanos Shirin Ebadi, premio Nobel de la Paz en 2003.

"Su valiente lucha ha tenido enormes costes personales. En total, el régimen la arrestó 13 veces, la condenó cinco a un total de 31 años de prisión y 154 latigazos", dijo Reiss-Andersen en la cita del jurado.  En declaraciones a los periodistas después del anuncio, pidió la liberación de Mohammadi. "Si las autoridades iraníes toman la decisión correcta, la liberarán. Así podrá estar presente para recibir este honor, que es lo que principalmente esperamos", afirmó.

Las autoridades han intensificado los controles, utilizando cámaras de vigilancia, entre otras cosas, y han arrestado a las que publican fotografías de sí mismas en las redes sociales sin el hijab.

Encarcelada esta vez desde noviembre de 2021, Mohammadi no ha visto a sus hijos, que viven en Francia con su marido, desde hace ocho años. Considerada "prisionera de conciencia" por Amnistía Internacional, dijo a la agencia de noticias AFP en su carta que no tenía "casi ninguna perspectiva de libertad".

El premio llega en el vigésimo aniversario del Premio Nobel de la Paz concedido a Shirin Ebadi, que fue honrada "por sus esfuerzos en favor de la democracia y los derechos humanos", especialmente los de las mujeres y los niños. El premio de este año también coincide simbólicamente con el 75 aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.
Si permanece tras las rejas, Mohammadi no podrá viajar a Oslo para recibir su premio, consistente en un diploma, una medalla de oro y un millón de dólares.

El Premio de la Paz ha honrado en varias ocasiones a activistas encarcelados, incluido el año pasado cuando fue para Ales Bialiatski de Bielorrusia, cuyo premio fue recogido por su esposa, y para el disidente chino Liu Xiaobo en 2010, cuya silla permaneció vacía. Los Premios Nobel están dotados en efectivo de 11 millones de coronas suecas (alrededor de un millón de dólares). Los ganadores también reciben una medalla de oro de 18 quilates y un diploma en la ceremonia de premiación que se celebrará en diciembre.

El ganador del prestigioso Premio Nobel de la Paz es elegido por un panel de expertos entre una lista de poco más de 350 nominaciones.

El premio del año pasado lo ganaron activistas de derechos humanos de Ucrania, Bielorrusia y Rusia, en lo que fue visto como una fuerte reprimenda al presidente ruso Vladimir Putin y a su homólogo y aliado bielorruso.

Otros ganadores anteriores incluyen a Nelson Mandela, Barack Obama, Mikhail Gorbachev, Aung San Suu Kyi y las Naciones Unidas.

Una activista iraní encarcelada gana el Premio Nobel de la Paz