viernes. 24.05.2024

La aerolínea australiana Qantas anunció este sábado que redirigiría sus vuelos de larga distancia entre Perth y Londres para evitar el espacio aéreo iraní a medida que aumentan las tensiones en Oriente Medio.

La aerolínea con sede en Sydney se ha sumado a otras, incluidas la alemana Lufthansa y su filial Austrian Airlines, en estas precauciones.

Un representante de Qantas dijo que la aerolínea ajustaría temporalmente las rutas de vuelo a la luz de “la situación en zonas de Oriente Medio”. "Nos comunicaremos directamente con los clientes si hay algún cambio en su reserva", dijo el representante.

Irán ha amenazado con tomar represalias contra Israel por un ataque a Damasco el 1 de abril que mató a dos generales iraníes, lo que genera temores de un conflicto regional más amplio desencadenado por la guerra de Israel en Gaza.

Con un mayor riesgo de ataques en territorio israelí, la situación de seguridad regional sigue siendo muy volátil y podría escalar sin previo aviso

El vuelo Qantas Perth-Londres, que normalmente es un viaje sin escalas de 17 horas y media, ahora hará escala en Singapur para repostar combustible, lo que le permitirá transportar una carga completa de pasajeros en una ruta alternativa.

El servicio de regreso de Londres a Perth seguirá volando sin escalas en una ruta reajustada debido a los vientos predominantes. Todos los demás vuelos no se ven afectados.

La aerolínea alemana Lufthansa declaró el viernes que sus aviones ya no utilizarían el espacio aéreo iraní mientras extendía la suspensión de vuelos hacia y desde Teherán. "Debido a la situación actual, Lufthansa suspenderá sus vuelos hacia y desde Teherán hasta el jueves 18 de abril inclusive", dijo el viernes un representante de la compañía. "La aerolínea tampoco utiliza ahora el espacio aéreo iraní".

Lufthansa no especificó los motivos de la suspensión, pero Austrian Airlines citó "la situación actual en Oriente Medio". “Austrian está en estrecho contacto con las autoridades”, afirmó la aerolínea.

Países como India, Canadá, Francia, Polonia y Rusia han advertido a sus ciudadanos que no viajen a la región, que ya está en vilo por la guerra en Gaza, ahora en su séptimo mes. Alemania pidió el viernes a sus ciudadanos que abandonen Irán.

Los Países Bajos dijeron que cerrarían su Embajada en Teherán el domingo como medida de precaución, citando las crecientes tensiones entre Irán e Israel. El Ministerio de Asuntos Exteriores holandés dijo que decidiría el domingo si la Embajada reabriría el lunes.

Algunas aerolíneas evitan el espacio aéreo iraní