martes. 27.09.2022

Asedio hutí en Yemen sitúa a 25.000 personas al borde la muerte

La milicia impide que les lleguen bienes y víveres básicos que garanticen su supervivencia
En la imagen de Nabeel al-Awzari, profesional de agencia Reuters, un niño en la gobernación de Marib en Yemen.
En la imagen de Nabeel al-Awzari, profesional de agencia Reuters, un niño en la gobernación de Marib en Yemen.

La organización Mayon para los Derechos Humanos y el Desarrollo en Yemen ha alertado de una catástrofe humanitaria en el distrito de Al-Abdiya, al sur de Marib, que se encuentra habitado por miles de personas desplazadas y está siendo atacado de forma sistemática por la milicia hutí, según el diario saudí Okaz.

La organización ha difundido a través de un informe que "residentes y personas desplazadas en el distrito de Al-Abdiya, en el extremo sur de la gobernación de Marib, son sometidas a un asedio aplicado por la milicia hutí y a ataques que suponen un grave peligro para la vida de los civiles".

"Hemos verificado que existen obstáculos para facilitar bienes y víveres a los civiles sitiados en el distrito, que suman más de 25.000 personas y que ahora carecen de las necesidades más básicas de la vida", consta en el documento.

Mayon asegura que "el peligro de muerte acecha a los civiles en este distrito, muy alejados de los ojos de la vigilancia de los derechos humanos y de las organizaciones humanitarias que brindan ayuda a los civiles, especialmente a los desplazados a causa de la guerra".

La organización ha pedido a la comunidad internacional y al enviado de la ONU, Hans Enderberg, que intervenga y presione a la milicia hutí para que levante el asedio al distrito y permita que la ayuda alimentaria y humanitaria llegue a los civiles hambrientos de manera incondicional.

Asimismo ha subrayado que es esencial que las agencias de la ONU "se muevan y se mantengan firmes contra estas violaciones y apliquen todos los medios para prevenir la imposición de restricciones".

Asedio hutí en Yemen sitúa a 25.000 personas al borde la muerte
Comentarios