martes. 05.07.2022

Un ataque de los hutíes incendia las instalaciones de Aramco en Jeddah

EEUU ha dejado de apoyar las operaciones “ofensivas” en Yemen, sin embargo, las conversaciones de paz, ahora en su octavo año, están estancadas
Una imagen de Twitter del ataque a la instalación petrolera en Jeddah.
Una imagen de Twitter del ataque a la instalación petrolera en Jeddah.

Arabia Saudita sufrió un aluvión de ataques generalizados y coordinados el viernes después de que los rebeldes hutíes de Yemen lanzaron drones contra el Reino vecino, apuntando a instalaciones petroleras y otras instituciones estatales, dijeron el grupo rebelde y los medios estatales saudíes.

Los hutíes dijeron que sus ataques en Arabia Saudita, que se extendieron durante seis horas, golpearon instalaciones en Jeddah pertenecientes a la compañía estatal Saudi-Aramco, la compañía petrolera más grande del mundo. El grupo también dijo que atacó la capital, Riad, otras dos refinerías de petróleo, las instalaciones de Aramco en el sur del país y otros objetivos.

Los vídeos difundidos en las redes sociales del ataque a la instalación petrolera de Jeddah, muestran enormes columnas de humo negro que se elevan hacia el cielo, salpicadas de bolas de fuego que explotan ocasionalmente. El canal de televisión estatal al-Ekhbariya publicó un video de daños por incendio en una planta eléctrica en el sur del país, de bomberos apagando incendios y cascarillas de cemento ennegrecidas.

Después de los ataques, el líder del grupo, Abdel-Malek al-Houthi, pronunció un discurso en vivo en un canal alineado con los hutíes. Echó la culpa de la guerra civil de siete años del país a los Estados Unidos, diciendo que Arabia Saudita es simplemente el "ejecutor".

Sin embargo, bajo el presidente Biden, quien asumió el cargo con la promesa de “intensificar nuestra diplomacia para poner fin a la guerra en Yemen”, Estados Unidos ya no reabastece de combustible a los aviones de la coalición y ha dejado de apoyar las operaciones “ofensivas” en Yemen, pero las conversaciones de paz, ahora en su octavo año, están estancadas.

Los rebeldes hutíes respaldados por Irán tomaron la capital de Yemen en 2014, pero una Coalición liderada por Arabia Saudita lanzó una intervención militar poco después para restaurar el Gobierno internacionalmente reconocido del país. La guerra se ha prolongado desde entonces, provocando una grave crisis humanitaria y hambre generalizada.

A lo largo del viernes, la Coalición liderada por Arabia Saudita emitió varias declaraciones sobre los ataques de los hutíes a medida que se intensificaban. Dijo que los rebeldes habían atacado viviendas civiles, una planta eléctrica y tanques de agua pertenecientes a la compañía nacional de agua. Más tarde reconoció el ataque de Jeddah y que los incendios que habían estallado en dos tanques estaban bajo control.

Las declaraciones no ampliaron el alcance de los daños a las instalaciones petroleras, pero dijeron que no hubo víctimas ni efectos en la vida de los ciudadanos en Jeddah, la segunda ciudad más poblada del país. No hubo una declaración inmediata de Aramco sobre el alcance de los daños a sus instalaciones y el efecto que el ataque podría tener en su suministro de petróleo.

La coalición enfatizó el peligro en el mercado energético mundial y dijo que los ataques de los hutíes “son una escalada peligrosa que amenaza la seguridad de la energía y la columna vertebral de la economía mundial”. Una declaración a las 19.11 hora local de Arabia Saudita, contó los ataques en 16 y repitió que estaba “practicando el autocontrol para el éxito de las conversaciones de paz en Yemen”.

Los ataques hutíes en Arabia Saudita han aumentado en la última semana. El jueves, la coalición dijo que destruyó dos barcos con trampas explosivas que se acercaron a petroleros en el Mar Rojo. Agregó que los barcos fueron lanzados desde el puerto de Hodeidah, controlado por los hutíes, en Yemen.

Un ataque de los hutíes incendia las instalaciones de Aramco en Jeddah
Comentarios