domingo 28/11/21

Cómo la Guardia Revolucionaria iraní abordó el petrolero incautado

La compañía naviera propietaria del buque no ha podido contactar con el capitán
El tanquero surcoreano es interceptado por naves de la Guardia Revolucionaria iraní. (AFP)
El tanquero surcoreano es interceptado por naves de la Guardia Revolucionaria iraní. (AFP)

Tropas armadas de la Guardia Revolucionaria iraní asaltaron un buque cisterna surcoreano y obligaron al barco a cambiar de rumbo y viajar a Irán, dijo el propietario del buque este martes, la última toma marítima por Teherán en medio de las crecientes tensiones con Occidente por su programa nuclear.

La incursión militar del lunes en el MT Hankuk Chemi estuvo en desacuerdo con las explicaciones iraníes de que detuvieron el buque por contaminar las aguas del Golfo Arábigo y el Estrecho de Ormuz. En cambio, parecía que la República Islámica buscaba aumentar su influencia sobre Seúl antes de las negociaciones sobre los miles de millones de dólares en activos iraníes congelados en bancos surcoreanos en medio de una campaña de presión de EEUU contra Irán.

El Ministerio de Defensa alegó que el 'Choi Young', un destructor que transportaba miembros de la unidad antipiratería de Corea del Sur, llegó a aguas cercanas al Estrecho de Ormuz y estaba “llevando a cabo una misión para garantizar la seguridad de nuestros ciudadanos”.

Un oficial de la DM Shipping Company de Busan (Corea del Sur), que habló con la agencia de noticias AP bajo condición de anonimato ya que no estaba autorizado a hablar con los periodistas, ofreció detalles de la toma de Hankuk Chemi. El buque había estado viajando desde Jubail, Arabia Saudita, a Fujairah en Emiratos Árabes Unidos cuando las fuerzas iraníes interceptaron al barco y dijeron que lo abordarían.

Inicialmente, las fuerzas iraníes detallaron que querían hacer un control no especificado del barco, dijo el oficial. Mientras el capitán del barco hablaba con los oficiales de seguridad de la compañía en Corea del Sur, tropas iraníes armadas asaltaron el petrolero mientras un helicóptero iraní volaba por encima, dijo el oficial. Las tropas exigieron al capitán que llevara el buque cisterna a aguas iraníes por una investigación no especificada y se negaron a dar explicaciones, añadió el funcionario.

Desde entonces, la compañía no ha podido contactar con el capitán, dijo el funcionario. Las cámaras de seguridad instaladas en el barco que inicialmente transmitieron las imágenes de la escena en la cubierta a la compañía están ahora apagadas, agregó el funcionario.

Después de que la compañía perdiera el contacto con el capitán, la compañía recibió un aviso de alerta de seguridad antipiratería, sugiriendo que el capitán activó un sistema de alerta a bordo, dijo el funcionario. No está claro si el barco trató de pedir ayuda externa.

Este martes, un portavoz del gobierno iraní, cuando se le preguntó sobre la incautación, ofreció el más claro reconocimiento por parte de Teherán de un vínculo con los activos congelados por las sanciones estadounidenses. “Si alguien debe ser llamado secuestrador, es el gobierno de Corea del Sur que ha tomado nuestros más de 7.000 millones de dólares como rehenes bajo un pretexto inútil”, dijo el portavoz Ali Rabiei.

Según la Guardia Revolucionaria, el buque transportaba 7.200 toneladas de “productos químicos del petróleo”. Los tripulantes arrestados son oriundos de Corea del Sur, Indonesia, Vietnam y Birmania, indicó la fuerza de élite en su sitio web Sepahnews.

Cómo la Guardia Revolucionaria iraní abordó el petrolero incautado
Comentarios