jueves. 25.07.2024

En medio de una creciente presión sobre Doha, el emir de Qatar se reunió con el presidente francés, Emmanuel Macron para discutir el conflicto diplomático de su país con otros países árabes. 

El emir Tamim bin Hamad Al Thani se encuentra en una gira por Europa para intentar acabar con el aislamiento de su país, París fue la tercera parada de su primer viaje por el extranjero desde que estalló la crisis. 

La reunión en el Palacio del Eliseo el viernes se produjo horas después que Sheikh Tamim anunciara en una rueda de prensa conjunta con la canciller alemana Angela Merkel en Berlín que Doha estaba dispuesto a negociar el fin de la crisis. "Qatar está preparado para sentarse a la mesa y resolver este problema", dijo el jeque Tamim, citando que han pasado más de 100 días desde el boicot árabe de su país.  

"Aún seguimos apoyando el intento de mediación del jeque Sabah Al Ahmed y continuaremos haciéndolo hasta que encontremos una solución que satisfaga a todas las partes", agregó, refiriéndose al emir kuwaití.

Sin embargo, en esta ocasión el jeque Tamim abandonó el Palacio del Elíseo sin hablar con la prensa.

La primera parada en la gira del emir fue Turquía, donde el jueves se reunió con el presidente Recep Tayyip Erdogan para discutir la crisis que ha visto como Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Bahréin y Egipto cortaron sus lazos con Doha por su apoyo a los grupos extremistas.

Se espera que el emir Tamim se reúna con el presidente estadounidense, Donald Trump, en Nueva York este martes, antes del primer discurso de su homólogo estadounidense ante la Asamblea General de las Naciones Unidas. 

Trump dijo la semana pasada que estaría dispuesto a mediar la peor disputa diplomática en la historia del CCG durante una reunión con el jeque Sabah de Kuwait, que ha estado liderando los esfuerzos de mediación para resolver la crisis.

El cuarteto árabe señaló que está dispuesto a levantar el embargo si Qatar está de acuerdo en negociar y discutir las denunicas de los cuatro países por la interferencia de Doha en los asuntos internos de sus vecinos. 

Merkel, por su parte, dijo este viernes que esperaba que el diálogo pudiera conducir a "compromisos justos". "Es motivo de gran preocupación que después de 100 días una solución a este conflicto todavía no esté a la vista", manifestó en una conferencia de prensa conjunta con el jeque Tamim.

Tanto París como Berlín respaldan los esfuerzos diplomáticos encabezados por Kuwait, un mediador clave en la crisis junto con Estados Unidos.

El emir de Qatar se reúne con el presidente francés para discutir la crisis