lunes 23/5/22

Especulaciones tras la muerte de dos altos comandantes de la Guardia Revolucionaria iraní

Irán está experimentando actualmente su peor ola de infecciones por Covid-19
En esta foto del 26 de noviembre de 2006, el general Mohammad Hosseinzadeh Hejazi (derecha) acompaña al entonces presidente iraní Mahmoud Ahmadinejad (tercero a la izquierda) durante una ceremonia en Teherán. (AP)
En esta foto del 26 de noviembre de 2006, el general Mohammad Hosseinzadeh Hejazi (derecha) acompaña al entonces presidente iraní Mahmoud Ahmadinejad (tercero a la izquierda) durante una ceremonia en Teherán. (AP)

Dos altos comandantes del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC) fallecieron repentinamente con solo unos días de diferencia, y los oscuros informes de los medios iraníes han generado sospechas de que hay más en sus muertes de lo que Teherán está dispuesto a admitir.

El general Mohammad Hosseinzadeh Hejazi, de 65 años, era subdirector de la Fuerza Quds del IRGC. Los medios iraníes informaron que había muerto repentinamente el fin de semana pasado de un ataque al corazón. 

Hejazi era conocido por su papel en la represión violenta de las protestas contra el régimen de 2009 mientras era jefe de la fuerza interna del IRGC,  y por ejercer una influencia significativa sobre el programa de misiles del grupo y las relaciones con sus representantes en Yemen y Líbano. Fue ascendido a su puesto en la Fuerza Quds el año pasado, cuando a Esmail Qaani se le asignó el liderazgo de la organización tras el asesinato del mayor general Qassem Soleimani.

Pocos días después de la muerte de Hejazi, otro general de la Fuerza Quds, el general Mohammad Ali Haghbin, también falleció. Los medios estatales culparon a Covid-19 de su muerte, pero las imágenes que circulaban en línea lo mostraban en una cama de hospital con oxígeno y las dos piernas fuertemente vendadas. Esto provocó rumores de que en realidad había muerto por las heridas sufridas en los combates en Siria o Yemen. Los medios iraníes luego se retractaron de la imagen y la reemplazaron por una que ocultaba sus piernas heridas.

Las muertes de los dos generales han provocado especulaciones de que los asesinatos fueron cometidos por Israel, que ve la relación de Irán con Hezbolláh, con el que Hejazi trabajó de cerca, como una importante preocupación de seguridad. 

Eloise Scott, analista de Medio Oriente, África del Norte y Turquía de la consultora de riesgo político Sibylline, manifestó al portal Arab News que Irán no solo sufrirá la pérdida de dos comandantes experimentados, sino que sus muertes son las últimas de una larga serie de vergonzosos reveses para la imagen de la IRGC.

Tanto Hejazi como Haghbin "han tenido una sólida experiencia no solo dentro de Irán, también en lugares como Líbano y Siria", dijo.

"La IRGC ... ha puesto un gran esfuerzo en sus representantes y sus redes en el frente militar, pero además está increíblemente preocupado y ansioso por su percepción en casa, ciertamente en los últimos años".

A principios de abril, una gran explosión golpeó la instalación nuclear insignia de Irán en Natanz, en un acto de sabotaje que, según los observadores, tiene las características de Israel, el archienemigo regional de Teherán. “La IRGC parece un poco caótica en este momento. A raíz del incidente de Natanz ... se están acumulando muchas cosas. El impacto en la moral podría ser bastante significativo", analizó Scott, señalando otros incidentes de los últimos dos años que han dañado la reputación del grupo paramilitar.

El derribo de un avión ucraniano a principios de 2020 y las grandes protestas contra el régimen en noviembre de 2019, cuya ira estaba dirigida en gran medida a la IRGC, lo han dejado en una “posición muy frágil en su posición interna, particularmente ahora con el caos en el país debido a la pandemia", subrayó la analista.

Irán está experimentando actualmente su peor ola de infecciones por Covid-19 y está lidiando con cientos de muertes todos los días. "Es un revés tras otro para ellos", dijo Scott. "Están tratando de promover sus causas en lugares como el Líbano, que es muy frágil, mientras que apenas parece se mantienen unidos en casa", concluyó.

Especulaciones tras la muerte de dos altos comandantes de la Guardia Revolucionaria iraní
Comentarios