miércoles. 19.06.2024

El líder en Afganistán y Pakistán de la organización terrorista Daesh ha muerto durante un ataque aéreo efectuado por un drone, un avión no tripulado, perteneciente a Estados Unidos, según ha informado el embajador afgano en Islamabad.

"Puedo confirmar que el líder de Jurasán (filial del Daesh en dichos países), Hafiz Saed Jan, ha muerto junto con sus comandantes y combatientes en un bombardeo de un drone de Estados Unidos el 26 de julio en el distrito de Kot, en la provincia afgana de Nangarhar". No hay que olvidar que Khan era considerado el emir de la provincia de Levante-Jorasán, el área de operaciones de la organización Estado Islámico en Afganistán, Pakistán y Bangladesh.

El coronel Michael Lawhorn, portavoz militar estadounidense, ha indicado que las tropas norteamericanas en Afganistán "están al tanto de estas informaciones y las están analizando". El ataque se produjo, según indicó el viceportavoz del Pentágono, Gordon Trowbridge, el 26 de julio en la provincia afgana de Nangarhar, en el este, cerca de la frontera con Pakistán.

Jan, un antiguo miembro de los talibán paquistaníes que juró lealtad al Daesh, ya fue dado por muerto el año pasado, pero la información nunca fue confirmada. Su derrota sería un duro golpe para la organización terrorista, que trata de consolidarse en estos países.

El Daesh irrumpió a principio de 2015 en Afganistán, donde se cree que cuenta con unos 3.000 combatientes, la mayoría procedentes de las facciones talibán que han decidido romper con la matriz de la insurgencia afgana.

Uno de sus objetivos son los ciudadanos de Estados Unidos, país que mantiene cerca de 10.000 efectivos en el territorio, y que sigue apoyando con entrenamiento y asesoramiento a las tropas afganas ante los avances de los talibán y del Daesh. No hay que olvidar que en mayo de este año, un ataque aéreo estadounidense de similares características acabó en Pakistán con la vida del Mulá Mansur, el líder de los talibanes afganos.

Los efectivos nacionales e internacionales han logrado confinar a los milicianos de negro en cuatro distritos de los más de 400 que dominaban en toda la nación euroasiática, a pesar de lo cual siguen teniendo capacidad de atentar.

EEUU mata con un drone al líder del Daesh en Afganistán y Pakistán