sábado. 13.04.2024

Human Rights Watch (HRW) informó este sábado que las autoridades de Arabia Saudita detuvieron recientemente y mantienen recluido en régimen de incomunicación al príncipe Faisal bin Abdullah, que previamente había sido capturado en una campaña anticorrupción y liberado a fines de 2017.

El grupo de derechos con sede en Estados Unidos, citando una fuente con vínculos con la familia real, declaró que el príncipe Faisal bin Abdullah, hijo del difunto monarca rey Abdullah, fue detenido por las fuerzas de seguridad el 27 de marzo mientras se aislaba por la pandemia de coronavirus en una complejo familiar al noreste de la capital, Riad.

La agencia de noticias Reuters no pudo verificar de forma independiente de inmediato la detención. La oficina de medios del Gobierno saudí no respondió a una solicitud detallada de comentarios de la agencia de noticias.

A principios de marzo, las autoridades habían detenido al hermano del rey Salman, el príncipe Ahmed bin Abdulaziz, y al ex príncipe heredero Mohammed bin Nayef, que fue reemplazado en un golpe de palacio en 2017 y puesto bajo arresto domiciliario, dijeron fuentes a Reuters.

Fuentes con conexiones reales dijeron en ese momento que la medida era un esfuerzo preventivo para garantizar el cumplimiento dentro de la familia gobernante Al Saud antes de una eventual sucesión al trono por el príncipe heredero Mohammed bin Salman tras la muerte o la abdicación del rey.

No estaba claro si la detención denunciada del príncipe Faisal estaba relacionada con las de principios de marzo, que también vieron al hijo de Ahmed, Nayef, y al hermano de Mohammed bin Nayef, Nawaf, detenido.

Las autoridades saudíes no han comentado sobre esas detenciones, que siguen a las medidas enérgicas contra la disidencia en las que han sido arrestados clérigos, intelectuales y activistas de derechos humanos, y se lanzó una campaña anticorrupción en 2017 que abarcó a decenas de miembros de la realeza, ministros y hombres de negocios.

Los críticos han dicho que las campañas fueron parte de los movimientos del príncipe heredero Mohammed, el hijo del rey y el gobernante de facto del Reino, para consolidar su control sobre el poder.

"Ahora tenemos que agregar al príncipe Faisal a los cientos de detenidos en Arabia Saudita sin una base legal clara", dijo Michael Page, subdirector de Oriente Medioen HRW.

El Reino ha negado regularmente las acusaciones de detención injusta. Las autoridades incidieron el año pasado que el Gobierno estaba terminando la campaña anticorrupción después de 15 meses.

"La fuente dijo que el Príncipe Faisal no ha criticado públicamente a las autoridades desde su arresto en diciembre de 2017 y que los miembros de la familia están preocupados por su salud ya que tiene una afección cardíaca", agregó.

A fines de diciembre de 2017, un alto funcionario saudí dijo que el príncipe Faisal y otro miembro de la realeza, el príncipe Meshaal bin Abdullah, fueron liberados del hotel Ritz-Carlton de Riad, donde las personas atrapadas en la campaña anticorrupción estaban detenidas, después de llegar a un acuerdo financiero no revelado con el Gobierno.

Grupo de derechos humanos dice que Arabia Saudita mantiene a un príncipe incomunicado...
Comentarios