domingo. 19.05.2024

 

El ministro de Inteligencia de Irán dijo que la persistente presión occidental podría empujar a Teherán a luchar como un "gato acorralado" y buscar armas nucleares, que la República Islámica ha insistido durante años que no tiene intención de desarrollar nunca.

Alavi hizo la confesión en tono de amenaza, en una declaración a la prensa local recogida por la televisión estatal iraní. Lo hizo como advertencia ante la continuidad de las sanciones internacionales que afectan su economía.

“Nuestro programa nuclear es pacífico y la fatua del líder supremo ha prohibido las armas nucleares, pero si empujan a Irán en esa dirección, entonces no sería culpa de Irán, sino de los que lo empujaron”, dijo Alavi.

Los funcionarios iraníes han rechazado repetidamente el uso de armas nucleares, citando una fatua o decreto religioso emitido a principios de la década de 2000 por la máxima autoridad de la República Islámica, el líder supremo ayatolá Ali Khamenei, que prohíbe el desarrollo o uso de armas nucleares.

El mes pasado, el ex diplomático iraní Amir Mousavi afirmó que Khamenei podría revertir la opinión religiosa que prohíbe la adquisición, desarrollo o uso de armas nucleares. “Una fatua se emite en función de las circunstancias que se desarrollen. Por lo tanto, creo que si los estadounidenses y los sionistas actúan de forma peligrosa, la fatua podría cambiarse”, dijo en una entrevista con la libanesa al-Mayadeen TV.

Khamenei dijo el domingo que volverá a cumplir los términos del acuerdo nuclear de 2015, firmado con las principales potencias del mundo, sólo si Washington levanta las sanciones que estableció el gobierno de Donald Trump tras retirarse del pacto, que había sido impulsado por Barack Obama. Fue una respuesta a la declaración del presidente Joe Biden, que había anticipado que no levantaría las medidas para conseguir que Irán vuelva a la mesa de negociaciones.

Irán ha insistido en que Estados Unidos primero retire sus sanciones para volver a cumplir el acuerdo, mientras que Washington ha exigido lo contrario. En un segmento de una entrevista de CBS News grabada el viernes y transmitida el domingo, Biden dijo “no” cuando se le preguntó si Washington levantaría las sanciones para llevar a Teherán a la mesa de negociaciones.

Cuando se le preguntó si Irán tenía que dejar de enriquecer uranio primero, Biden asintió. No estaba claro exactamente a qué se refería, ya que a Irán se le permitió enriquecer uranio al 3,67% en virtud del acuerdo, conocido como Plan de Acción Integral Conjunto (PAIC). Un funcionario estadounidense de alto rango dijo más tarde que Biden quería decir que Irán tenía que dejar de enriquecer uranio más allá de los límites del acuerdo, no que tuviera que dejar de enriquecer uranio por completo antes de que las dos partes puedan hablar.

El ministro de Inteligencia de Irán admite que el régimen puede desarrollar armas...