viernes. 21.06.2024

Los atacantes cibernéticos intentaron desencadenar una explosión fatal en una planta petroquímica en Arabia Saudita en agosto y fracasaron solo por un fallo en el código, según informó The New York Times.

Los investigadores se negaron a identificar a los presuntos atacantes, las personas entrevistadas por el periódico sólo dijeron que lo más probable es que la acción tuviera como objetivo causar una explosión que habría provocado víctimas. Un error en el código de los atacantes cerró accidentalmente el sistema, según el informe.

El ciberataque, que podría señalar planes para otros ataques en todo el mundo, probablemente fue obra de piratas informáticos respaldados por un Gobierno, de acuerdo con los expertos entrevistados por el periódico.

Todas las fuentes se negaron a nombrar a la compañía que opera la planta, así como a los países sospechosos de haber respaldado a los piratas informáticos, explicó The New York Times.

Sin embargo, expertos en seguridad dijeron al periódico estadounidense que Irán, China, Rusia, Israel y Estados Unidos tenían la capacidad técnica para lanzar un ataque de esa magnitud.

No hubo comentarios inmediatos de Arabia Saudita, que ha sido objeto de frecuentes ataques cibernéticos, incluido "Shamoon", el agresivo malware para borrar discos que golpeó al sector energético saudita en 2012.

Saudi Aramco, la compañía petrolera más grande del mundo, se encontraba entre las empresas afectadas por Shamoon, que se consideraba el peor ciberataque al país.

Funcionarios de inteligencia estadounidenses en ese momento dijeron que sospechaban un vínculo con el rival regional del reino, Irán. Pero el ataque de agosto fue "mucho más peligroso" que Shamoon, según el diario estadounidense, y probablemente tuvo como objetivo enviar un mensaje político: los investigadores dijeron que el código había sido creado a medida sin un motivo financiero obvio.

Tasnee, la empresa de industrialización de Arabia Saudita, fue atacada por piratas informáticos en enero de 2017, según funcionarios e investigadores de Tasnee con la compañía de ciberseguridad de Symantec entrevistados por el periódico. El ataque destruyó los discos duros de la compañía, borró todos los datos y lo reemplazó con la imagen ahora icónica de Aylan Kurdi, el niño sirio con una camiseta roja que apareció muerto en la costa turca.

Arabia Saudita también fue golpeada por el malware Powershell contra computadoras del Gobierno en noviembre del año pasado.

Piratas informáticos intentaron provocar la explosión de una planta petroquímica saudí