martes. 05.07.2022

El plan de paz de Yemen exige el alto el fuego y que los hutíes abandonen los misiles

Las fuerzas yemeníes respaldadas por EAU y los rebeldes se encuentran en un punto muerto sobre el puerto de Hodeidah en el Mar Rojo
Martin Griffiths, durante una intervención.
Martin Griffiths, durante una intervención.

Un plan de paz de la ONU para Yemen hace un llamado al movimiento hutí para que renuncie a sus misiles balísticos a cambio de poner fin a una campaña de bombardeo contra él por la Coalición liderada por Arabia Saudita y un acuerdo de gobierno de transición, según un borrador del documento y fuentes.

Según informa el diario The National, el plan, que aún no se ha hecho público y aún podría modificarse, es el último esfuerzo para poner fin a la guerra civil de Yemen, que ha generado una de las peores calamidades humanitarias en curso en el mundo. El conflicto enfrenta a los hutíes alineados con Irán, que tomaron el control de la capital Saná en 2014, contra otras fuerzas yemeníes respaldadas por una coalición liderada por los aliados de Estados Unidos, Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos. La coalición teme que los hutíes sean parte de una toma de poder regional por parte de Teherán.

Los esfuerzos anteriores para poner fin al conflicto, que según las Naciones Unidas han matado a más de 10.000 personas, han fracasado. No está claro si el nuevo plan tendrá un mejor rendimiento dados los intereses divergentes de los combatientes en el terreno y los patrocinadores internacionales.

Un documento preliminar visto por Reuters y confirmado por dos fuentes familiarizadas asegura que, como paso hacia nuevas medidas de seguridad, "las armas pesadas y medianas, incluidos los misiles balísticos, serán entregadas por actores militares no estatales de forma ordenada y planificada". "Ningún grupo armado estará exento de desarme", manifiesta. Las fuentes, que hablaron bajo condición de anonimato, confirmaron que la medida iba dirigida a los hutíes, que lanzaron misiles balísticos en la vecina Arabia Saudita.

El documento también cita planes para crear un gobierno de transición, en el cual "los componentes políticos deben estar adecuadamente representados", en un aparente guiño a los hutíes, quienes probablemente no cederían Saná sin participación en un futuro gobierno. "La intención es vincular los aspectos políticos y de seguridad comenzando con el cese de la lucha … luego avanzar hacia la retirada de las fuerzas y la formación de un Gobierno de unidad nacional. Este último objetivo podría ser el más difícil", declaró una de las fuentes.

El plan de paz fue redactado por el enviado especial de la ONU, Martin Griffiths, que presentará un "marco para las negociaciones" en Yemen a mediados de junio.

Por su parte, Anwar Gargash, el ministro de Estado para Asuntos Exteriores de EAU, señaló el deseo de Abu Dhabi de apoyar los esfuerzos de Griffith. "Políticamente, es necesario respaldar el esfuerzo de la ONU. En última instancia, significará una transición, a un nuevo orden político en Yemen. Claramente, con el esfuerzo de la ONU, el proceso militar y político hará que los hutíes se retiren de los centros urbanos", manifestó al periódico en inglés de Emiratos Árabes Unidos The National.

Las fuerzas yemeníes respaldadas por EAU y los hutíes se encuentran en un punto muerto sobre el puerto de Hodeidah, controlado por los rebeldes en el Mar Rojo.

Las fuerzas yemeníes respaldadas por las emiratíes, que son leales al exiliado presidente yemení Abd-Rabbu Mansour Hadi, se encuentran a menos de 10 kilómetros del puerto de Hodeidah, un salvavidas para suministros humanitarios.

Griffiths se encuentra en Medio Oriente trabajando en un acuerdo por separado para evitar un asalto a Hodeidah. El plan de paz más amplio parece diseñado para conseguir un alto el fuego rápido, dejando muchos asuntos espinosos para una negociación posterior. Cuestiones como los procesos constitucionales y electorales, y la reconciliación entre las partes se tratarán más adelante como parte de una agenda de transición, puntualizó el mediador.

El documento borrador llama a establecer un gobierno de transición inclusivo, dirigido por un primer ministro acordado, "en el cual los componentes políticos estarán adecuadamente representados". El plan no ofrece más detalles sobre la cantidad de representación que los hutíes podrían recibir en dicho gobierno de transición. Un consejo militar nacional supervisaría los pasos para "la retirada gradual de grupos armados de áreas específicas" y la entrega de armas, incluidos los misiles balísticos. Las conversaciones de paz respaldadas por la ONU entre los hutíes y el gobierno yemení se celebraron por última vez en Kuwait en agosto de 2016.

El plan de paz de Yemen exige el alto el fuego y que los hutíes abandonen los misiles
Comentarios