sábado. 15.06.2024

El presidente de Yemen Abed Rabbo Mansour Hadi rechazó este sábado una nueva propuesta de paz de la ONU para un acuerdo que pondría fin al conflicto en su país, afirmando que es demasiado solícito hacia los rebeldes.

El acuerdo daría a los rebeldes chiís — que tomaron el control de la capital en el 2014 y eventualmente obligaron al presidente Hadi a salir al exilio — una participación en un gobierno futuro. Además reduce algunos poderes presidenciales a cambio de la salida de los insurgentes de algunas ciudades.

Hadi hizo sus declaraciones en momentos en que el enviado de la ONU para Yemen, Ismail Ould Cheikh Ahmed, visitaba Riad, la capital de Arabia Saudita.

"El pueblo yemení ha condenado estas ideas y la llamada hoja de ruta por la creencia de que el acuerdo es una vía hacia más guerra y más sufrimiento“, explico Hadi en un comunicado.

Añadió que "las ideas presentadas llevan las semillas de guerra … Recompensa a los golpistas y castiga al pueblo yemení.”

Según el comunicado Hadi dijo a Ahmed que sólo se conseguirá la paz cuando el "golpe" sea revertido, en base a una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU según la cual los rebeldes deben deponer las armas y retirarse de las ciudades, como condición previa a cualquier acuerdo pacífico.

Mientras tanto, los fuertes combates se suceden en todo Yemne. Según informa el diario Gulf News, al menos dos docenas de combatientes hutíes murieron este sábado en feroces enfrentamientos con las fuerzas del gobierno en el distrito de Nehim cerca de Saná, controlada por los rebeldes.

Abdullah Al Shandaqi, un portavoz de la Resistencia en Saná, declaró este sábado que al menos 24 hutíes y rebeldes murieron en fuertes batallas en Nehim como parte de la recaptura de la capital Saná. Las fuerzas gubernamentales tomaron el control de una montaña apoyados por un bombardeo aéreo pesado por la Coalición que mató a la mayoría de los hutíes. Desde finales del año pasado, las fuerzas gubernamentales apoyadas por asesores militares de la Coalición han participado en fuertes batallas contra las fuerzas rebeldes, en su avance hacia Sana.

Para frenar los avances de las fuerzas del gobierno los hutíes han sembrado de minas terrestres los terrenos escarpados de Nehim, según los comandantes del ejército. Las fuerzas del gobierno también se enfrentaron a los hutíes en el distrito Al Masloub en la norteña provincia de Jawf.

Aviones de la Coalición liderada por Arabia alcanzaron un convoy de vehículos armados enviados para reforzar a los hutíes en la provincia de Al Metoun, destruyendo a dos de ellos y matando a varios combatientes. Un número similar de vehículos armados, que las fuerzas rebeldes habían enviado desde la capital hacia Marib, fueron atacados por los aviones de guerra de los aliados.

Los hutíes dispararon este sábado un nuevo misil balístico en la provincia de Marib, donde se encuentran una gran parte de las fuerzas del Gobierno y de las de la Coalición. Las autoridades locales revelaron que la defensa aérea de la Coalición destruyó el misil antes de llegar a la ciudad de Marib.

Los aviones de combate de la Coalición liderada por los saudíes han lanzado ataques aéreos intensivos en los últimos dos días en los sitios militares hutíes en las ciudades de Yemen en la costa del Mar Rojo como Al Hodeida, Mocka, Thubab y Medi. Las autoridades locales creen que los ataques aéreos pesados ​​aparentemente están dirigidos a allanar el camino para un nuevo asalto a estas ciudades desde el mar.

El presidente de Yemen rechaza un plan de paz demasiado solícito con los rebeldes