domingo. 23.06.2024

El ejército de Yemen que lucha contra Al Qaeda en el sur de Yemen ha liberado toda la provincia de Abyan del grupo militante y de los operativos vinculados a Daesh después de más de cinco años de anarquía, declararon fuentes oficiales del ejército el domingo.

"Hemos limpiado completamente Abyan de Al Qaeda después de desplegar nuestras fuerzas en la región de Al Mahfad, el último bastión de Al Qaeda en la provincia", manifestó el brigada Nasser Al Anbori, comandante de las Fuerzas Especiales de Seguridad en Adén, Lahej y Abyan.

Con el respaldo de apoyo aéreo pesado de la Coalición liderada por Arabia Saudita, las tropas del ejército han puesto en marcha recientemente una gran ofensiva para expulsar a los terroristas, que han aprovechado la guerra civil para expandirse en el sur de Abyan. Al Anbori reveló que los militantes de Al Qaeda derrotados se refugiaron en las escarpadas montañas de Abyan, mientras que otros huyeron a la provincia Baydha controlada por los hutíes.

"Con la ayuda de la Coalición y de la Media Luna Roja de EAU nos centraremos en traer la paz y el desarrollo de las regiones liberadas en Abyan", añadió el comandante.

La toma de Abyan significa que los militantes de Al Qaeda han perdido todas sus bastiones en el sur de Yemen.

Mientras tanto, las tropas del ejército del gobierno de Yemen y miembros de tribus aliadas lanzaron este domingo una ofensiva militar en posiciones de los hutíes en una pendiente estratégica fuera de la capital, explicó un portavoz del Ejército de Yemen al diario Gulf News.

El general de brigada Samer Al Haj dijo que las Fuerzas del Gobierno están avanzando en el frente Saná a pesar de la dura geografía y las minas colocadas por las fuerzas rebeldes.

Las fuerzas del Gobierno bombardearon fuertemente Nagil Bani Ghaylan para allanar el camino y que avancen las fuerzas de tierra. "Si sacamos a los hutíes de Nagil Bani Ghaylan, todos los lugares clave de la capital estarían dentro del alcance de los cañones del Ejército", dijo Al Haj. 

Por otro lado en Taiz, Al Haj subrayó que los hutíes y las fuerzas rebeldes leales al depuesto presidente Ali Abdullah Saleh intensificaron los ataques contra posiciones del ejército en el lado occidental de la ciudad.

"Tratan de recuperar sus posiciones en el lado occidental de la ciudad y por lo tanto imponerse en la ciudad", afirmó.

El sábado, el gobierno internacionalmente reconocido de Yemen acogió un plan acordado por Estados Unidos, los estados árabes del Golfo y de las Naciones Unidas para reiniciar las conversaciones de paz con el objetivo de formar un Gobierno de unidad.

Los hutíes aún no han respondido a la propuesta, pero sus ataques con misiles hacia Arabia Saudita este fin de semana se ha considerado un rechazo a la iniciativa.

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, informó este jueves que los hutíes deben cesar los bombardeos en la frontera con Arabia Saudita, retirarse de Saná, entregar sus armas y entrar en un gobierno de unidad.

Los terroristas de Al Qaeda pierden el último bastión en el sur de Yemen