martes. 05.07.2022

Tras una amenaza de Daesh se pide a los afganos abandonen inmediatamente el aeropuerto

La Casa Blanca anunció que informó a Biden de la amenaza del grupo ISIS-K
Los afganos que quieren salir de su país se agolpan en el aeropuerto de Kabul. (Twitter)
Los afganos que quieren salir de su país se agolpan en el aeropuerto de Kabul. (Twitter)

Estados Unidos y sus aliados instaron a las personas a alejarse del aeropuerto de Kabul este jueves debido a la amenaza de un ataque terrorista por parte de militantes del Daesh, cuando las tropas occidentales se apresuran a evacuar a la mayor cantidad posible de personas antes de la fecha límite del 31 de agosto. 

La presión para completar las evacuaciones de miles de extranjeros y afganos que ayudaron a los países occidentales durante la guerra de 20 años contra los talibanes se ha intensificado, y todas las tropas estadounidenses y aliadas deben abandonar el aeropuerto la próxima semana.

En una alerta emitida el miércoles por la noche, la Embajada de Estados Unidos en Kabul aconsejó a los ciudadanos que evitaran viajar al aeropuerto y dijo que quienes ya estaban en las puertas deberían irse de inmediato, citando "amenazas a la seguridad" no especificadas.

Según informó la agencia de noticias Reuters, en una advertencia similar, Gran Bretaña le dijo a la gente en el área del aeropuerto que "se trasladaran a un lugar seguro". "Existe una alta y continua amenaza de ataque terrorista", dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores británico en un comunicado .

Australia también instó a sus ciudadanos y titulares de visas a abandonar la zona, alertando de una "muy alta amenaza de un ataque terrorista" en el aeropuerto.

Las advertencias se produjeron en un contexto caótico en la capital, Kabul, y su aeropuerto, donde se ha llevado a cabo un transporte aéreo masivo de ciudadanos extranjeros y sus familias, así como algunos afganos, desde que los talibanes capturaron la ciudad el 15 de agosto. Mientras las tropas occidentales en el aeropuerto trabajaban febrilmente para evacuar lo más rápido posible, los combatientes talibanes custodiaban el perímetro exterior, atestado por miles de personas que intentaban huir en lugar de quedarse en un Afganistán gobernado por los talibanes.

Ahmedullah Rafiqzai, un funcionario de aviación civil afgana que trabaja en el aeropuerto, señaló que la gente seguía apiñándose alrededor de las puertas a pesar de las advertencias de ataque. "Es muy fácil para un atacante suicida atacar los pasillos llenos de gente y se han emitido advertencias repetidamente", dijo a Reuters.

"Pero la gente no quiere moverse, es su determinación por salir de este país que no tienen miedo ni siquiera de morir, todos están arriesgando sus vidas".

Un diplomático de la OTAN en Kabul dijo que aunque los talibanes eran responsables de la seguridad fuera del aeropuerto y las amenazas del Daesh no podían ignorarse. "Las fuerzas occidentales, bajo ninguna circunstancia, quieren estar en condiciones de lanzar una ofensiva o un ataque defensivo contra nadie", agregó el diplomático. "Nuestro mandato es garantizar que las evacuaciones terminen el 31 de agosto".

Los talibanes son enemigos de la filial afgana del Daesh, conocido como Estado Islámico Khorasan (ISIS-K), por un antiguo nombre de la región. "Nuestros guardias también están arriesgando sus vidas en el aeropuerto de Kabul, también se enfrentan a una amenaza del grupo Daesh", dijo un funcionario talibán, que habló bajo condición de anonimato.

Otro funcionario occidental dijo que las operaciones de vuelo se habían ralentizado el miércoles, pero que el ritmo de las evacuaciones se aceleraría este jueves. La Casa Blanca anunció que el miércoles se informó al presidente Joe Biden sobre la amenaza del grupo ISIS-K, así como los planes de contingencia para la evacuación. Biden ordenó a todas las tropas salir de Afganistán a finales de mes, para cumplir con un acuerdo de retirada con los talibanes, a pesar de que los aliados europeos dijeron que necesitaban más tiempo para sacar a la gente.

Las Naciones Unidas dejarán en su misión a unos 3.000 empleados afganos. Un documento de seguridad de la ONU revisado por Reuters describió docenas de incidentes de amenazas, el saqueo de oficinas de la ONU y el abuso físico del personal desde el 10 de agosto. El gobierno de los talibanes de 1996-2001 estuvo marcado por ejecuciones públicas y la restricción de las libertades básicas. A las mujeres se les prohibió la escuela o el trabajo. Los talibanes han dicho que respetarán los derechos humanos y no permitirán que los terroristas operen desde el país.

Pero, con el vigésimo aniversario de los ataques del 11 de septiembre de 2001 contra Estados Unidos, el portavoz talibán Zabihullah Mujahid dijo a NBC News que "no había pruebas" de que el difunto líder de Al Qaeda, Osama bin Laden, fuera responsable. Estados Unidos expulsó a los talibanes del poder semanas después de esos ataques, ya que sus líderes se habían negado a ceder a las demandas estadounidenses de hacer que bin Laden abandonara su base en Afganistán.

"No hay evidencia incluso después de 20 años de guerra ... No hubo justificación para esta guerra", dijo Mujahid.

Tras una amenaza de Daesh se pide a los afganos abandonen inmediatamente el aeropuerto
Comentarios