jueves. 13.06.2024

Un intercambio de más de 800 prisioneros vinculados a la guerra de Yemen comenzó este viernes, informó el Comité Internacional de la Cruz Roja.

El acuerdo negociado por las Naciones Unidas, en proceso durante meses, se produce en medio de esfuerzos diplomáticos concertados para negociar el fin del conflicto. Es el intercambio de prisioneros más significativo en Yemen desde que la Coalición Árabe y la milicia hutí respaldada por Irán liberaron a más de 1.000 detenidos en octubre de 2020. Se estima que miles de personas están retenidas como prisioneros de guerra por todos los bandos desde que estalló el conflicto.

En Saná, la capital controlada por los hutíes, decenas de ex prisioneros descendieron de un avión al sonido de una banda de música y bailarines tradicionales yemeníes, que llevaban cintas con los colores de la bandera del país. Los ex prisioneros fueron recibidos con abrazos y besos por familiares y una línea de recepción de líderes políticos hutíes. 

Como parte del intercambio de tres días, los vuelos transportarán prisioneros desde ciudades controladas por el Gobierno dentro de Yemen y Arabia Saudita a Saná, dijo Majed Fadail, viceministro de Derechos Humanos del Gobierno de Yemen. La Cruz Roja dijo que habría dos rondas de vuelos simultáneos el viernes entre Adén y Saná para transferir prisioneros.

El conflicto de Yemen comenzó en 2014 cuando los hutíes se apoderaron de la capital y gran parte del norte del país. La toma de posesión de los hutíes provocó que una coalición árabe interviniera meses después.

La guerra ha matado a más de 150.000 personas, incluidos combatientes y civiles, y ha creado uno de los peores desastres humanitarios del mundo.

El intercambio de prisioneros estaba programado para comenzar a principios de semana, pero se retrasó por aparentes razones logísticas.

“Con este acto de buena voluntad, cientos de familias destrozadas por el conflicto se reúnen durante el mes sagrado del Ramadán, un rayo de esperanza en medio de un gran sufrimiento”, dijo Fabrizio Carboni, director regional de la Cruz Roja para Oriente Próximo y Medio.

El acuerdo exige que los hutíes liberen a más de 180 prisioneros, incluidas las tropas saudíes y sudanesas que luchan con la Coalición Árabe, y cuatro periodistas yemeníes. Los reporteros fueron detenidos en los últimos años y condenados a muerte por un tribunal controlado por los hutíes en un juicio que Amnistía Internacional describió como “extremadamente injusto”.

El acuerdo también contemplará la liberación de altos oficiales militares retenidos por los hutíes desde el comienzo de la guerra.  A cambio, la Coalición liderada por Arabia Saudita y el Gobierno yemení tienen previsto liberar a más de 700 prisioneros hutíes, según los hutíes.

Arabia Saudí ya ha liberado a 13 detenidos hutíes que regresaron a Saná el 9 de abril antes de un viaje del embajador saudí en Yemen, Mohammed bin Saeed al-Jaber, a la capital yemení. Incluyendo a esos detenidos, el acuerdo verá la liberación de un total de 869 prisioneros, según la Cruz Roja.

La visita de Al-Jaber a Saá fue parte de las conversaciones mediadas por Omán entre Arabia Saudita y los hutíes, con el objetivo de revivir un alto el fuego a nivel nacional que expiró en octubre y relanzar las conversaciones de paz entre yemeníes para poner fin al conflicto.

Un acuerdo el mes pasado entre Arabia Saudita e Irán para restablecer los lazos impulsó las negociaciones entre el Reino y los hutíes y revitalizó las esperanzas de una solución negociada al conflicto yemení.

Yemen se acerca a un acuerdo de paz con el intercambio de 887 prisioneros