miércoles. 17.07.2024

La Conferencia de Obispos Católicos de rito latino de las regiones árabes (CELRA), que se ha reunido en en Ras al Khaimah (Emiratos Árabes Unidos) del 29 de septiembre al 3 de octubre, en las conclusiones de su trabajo ha querido subrayar la difícil situación de millones de trabajadores extranjeros - muchos de ellos cristianos- que en los países de Oriente Medio viven discriminaciones desde el punto de vista de la libertad religiosa y otros derechos humanos.

En el comunicado final de la reunión, difundido por la Agencia Fides, los obispos reconocen los progresos realizados en países como Emiratos Árabes Unidos y dan las gracias “a los gobiernos que están haciendo progresos en el reconocimiento de la libertad de culto de los trabajadores”.

Al mismo tiempo piden a los inmigrantes cristianos que “respeten la cultura y las tradiciones de los países que los reciben”.

Sólo en los Emiratos Árabes Unidos, que ha sido sede de la Asamblea de los Obispos, los inmigrantes por trabajo extranjeros representan el 70 por ciento de los 4 millones de habitantes, y entre ellos más de la mitad son bautizados.

Sólo los católicos -en su mayoría filipinos e indios- ya son alrededor de un millón.

Durante los días de estancia en Emiratos Árabes Unidos, los obispos católicos latinos de las Regiones Árabes tuvieron la oportunidad de reunirse y conocer de cerca la vitalidad de las comunidades cristianas en Dubai, Abu Dabi, Fujeirah, Unm Al Quwain, Sharjah y Ras El Khaimah, cuyos miembros pertenecen a 34 nacionalidades diferentes.

En la foto de EL CORREO que ilustra la noticia, aparece la iglesia de San Antonio de Padua de Ras Al Khaimah durante una celebración religioso.

En Emiratos Árabes hay ya un millón de católicos