domingo. 25.02.2024

Ignacio Sánchez Galán, presidente de la compañía española Iberdrola, no juega de farol en su desafío al Gobierno de vender parte de su negocio en España para invertirlo en países que considera más serios desde el punto de vista regulatorio. La compañía está en la fase final de negociaciones para desprenderse de entre un 25 y un 40% de su negocio de distribución en España por al menos 3.500 millones de euros. La operación se enmarca en la estrategia del grupo eléctrico de reducir su negocio en la Península tras los recortes sufridos por el Ejecutivo de Mariano Rajoy, con quien el presidente de la compañía mantiene una relación de desconfianza, según publica el diario El Confidencial.

Según aseguran fuentes financieras, Iberdrola espera recibir en la primera semana de noviembre las ofertas vinculantes de los tres fondos que han sido seleccionados como finalistas después de analizar las propuestas preliminares presentadas durante el verano. Los tres candidatos son IFM Investor, Abu Dhabi Investment Authority (ADIA) y Kuwait Investment Authority (KIA), el brazo inversor de KO, el holding que en la década de los noventa protagonizó alguna de las inversiones más polémicas en España.

Las mismas fuentes indican que la operación, que está siendo asesorada por Morgan Stanley en nombre de Iberdrola, está condicionada a que el Gobierno apruebe en las próximas semanas la nueva regulación de la actividad de distribución eléctrica. Es el mismo factor que está influyendo en la compraventa de los activos de la alemana E.ON en España, que también espera recibir las ofertas a principios de noviembre.

Iberdrola Distribución tiene un beneficio operativo de 1.400 millones, por lo que, aplicándole los múltiplos de operaciones corporativas recientes, la tasación global puede rondar los 14.000 millones.

La empresa vasca tomará la decisión final una vez abra los sobres con las ofertas vinculantes, cuyos importes alcanzan al menos los 3.500 millones de euros por el 25% del capital. Algunos de los interesados han llegado a ofrecer la adquisición de hasta el 40% de la filial, por lo que el volumen total llegaría hasta los 5.600 millones. Iberdrola Distribución tiene un beneficio operativo de 1.400 millones, por lo que, aplicándole los múltiplos de operaciones corporativas recientes, la tasación global puede rondar los 14.000 millones.

IFM Investor es una sociedad con 53.000 millones de dólares australianos (36.500 millones de euros) bajo gestión que tiene como hombre fuerte en España a Nicolás Villén, quien durante casi dos décadas fue uno de los ejecutivos de confianza de la familia Del Pino (Ferrovial). El fondo, que tiene una división de infraestructuras, ha contratado a Goldman Sachs para pujar por Iberdrola Distribución, la empresa encargada de llevar la energía a los puntos finales de consumo.

Por su parte, ADIA es el fondo soberano del emirato de Abu Dabi encargado de gestionar los excedentes de las reservas de petróleo del país. Aunque la firma nunca ha declarado el volumen que administra, se calcula que su patrimonio ronda los 773.000 millones de dólares, lo que la coloca como el segundo mayor fondo público del mundo, según el Sovereign Wealth Fund Institute.

Iberdrola ultima la venta de su negocio en España a Abu Dhabi y Kuwait por 3.500...
Comentarios