jueves. 13.06.2024

Qatar se enfrenta a una pérdida para su economía de alrededor de 16 mil millones de dólares si la FIFA decide finalmente desposeer al país de la celebración de la Copa del Mundo de fútbol de 2022 como resultado de las acusaciones de soborno, según se desprende de un nuevo informe.

El comité de ética de la FIFA que tiene abierta una investigación sobre las acusaciones de corrupción en torno a la adjudicación de los campeonatos de 2018 y de 2022 de la Copa del Mundo a los países de Rusia y Qatar, respectivamente, a mediados de este mes se espera un informe del órgano de decisión de la organización. Las investigaciones están siendo dirigidas por el abogado de Estados Unidos, Michael García.

Un estudio publicado por el Bank of America Merrill Lynch (BofA Merril Lynch) estima que si Qatar es desposeído de la Copa del Mundo, los gastos de capital directo (en relación con la construcción de estadios y hoteles) se reducirá en 16 mil millones de dólares, lo que equivale al 7,5 por ciento del PIB.

Una gran parte sería el dinero que habría pagado en salarios y bienes a los proveedores extranjeros.

Los proyectos de infraestructura, son el centro de la transformación de Qatar, forman el grueso de la misma y una serie de mega-proyectos como Lusail City, el metro, el ferrocarril o el transporte marítimo se planificaron de forma independiente a la Copa del Mundo.

Una nueva serie de acusaciones de soborno fueron hechas contra un ex miembro de Qatar del comité ejecutivo de la FIFA, Mohamed bin Hammam, por el diario The Sunday Times del Reino Unido el mes pasado.

El diario inglés informó que tenía un buen número de correos electrónicos de Bin Hammam que demostrarían que él operaba un fondo para sobornos desde donde se hicieron los pagos para reunir los votos de los jefes de las diversas federaciones de fútbol africanos.

Sin embargo, el Comité Supremo de Qatar Delivery and Legacy, manifestó que ganó la designación de su país trabajando más duro que sus rivales.

En un comunicado emitido en respuesta a los nuevos alegatos en contra de la designación del mes pasado, el Comité aseguró que, "llamamos a más puertas, realizamos más comunicaciones telefónicas y formamos parte de más reuniones que nuestros competidores, viajamos por todo el mundo explicando con gran detalle por qué, en nuestra opinión, la Copa del Mundo en Qatar tenía más sentido que cualquier otro lugar ".

También hizo hincapié en que Bin Hammam, de Qatar, aunque no era parte de su equipo de candidatura había "cumplido estrictamente" las reglas de la FIFA al hacer su oferta.

"Hemos cooperado plenamente de un modo completamente abierto y transparente con la investigación independiente de la Comisión de Ética de la FIFA en el proceso de licitación", añadió el Comité Supremo de Qatar, según informó el diario Arabian Business.

La pérdida de la Copa del Mundo le costaría a Qatar 16.000 millones de dólares