lunes. 26.02.2024

Un informe médico ha demostrado que la mujer acusada de asesinar a una profesora americana en Reem Island de Abu Dhabi era consciente y responsable de sus actos, según anunció el Tribunal Supremo Federal este lunes y publica el diario The National.

Alaa Al Hashemi, emiratí de 30 años, está acusada de matar a puñaladas a Ibolya Ryan, de 47 años y madre de tres hijos, el pasado diciembre en un baño en Boutik Mall.

La acusada había afirmado previamente que tenía una enfermedad mental que le hacía ver "fantasmas" y por lo tanto no era responsable de sus actos. En base a ello el juez Falah Al Hajeri había ordenado que se enviara a un hospital para un examen mental completo.

"El resumen del informe revela que la acusada es responsable de sus acciones y que era consciente de lo que hacía y tenía la voluntad de cometer el crimen,ningún problema mental o emocional se encontró", declaró el juez del tribunal.

Al Hashemi, que estaba llorosa a veces durante la audiencia, rechazó los resultados e insistió en que a veces actúa sin darse cuenta de lo que está haciendo.

"No estoy conforme con los resultados, los médicos se sentaron conmigo sólo 10 minutos y lo que afirman no es cierto", agregó la acusada.

Un abogado de la fiscalía manifestó que el informe médico desmentía las afirmaciones de Al Hashemi de tener una enfermedad mental. "La mente de la acusada está llena de pensamientos terroristas, que propaga", agregó el abogado.

"La acusada estudió sitios web de apoyo a grupos terroristas y había investigado y escuchado conferencias de terroristas conocidos, como Osama bin Laden y Abu Musab Al Zarqawi, vio vídeos y fotos de masacres y asesinatos de otros terroristas practican antes de realizar su acto criminal", añadió el abogado.

"El día de los actos, la acusada llevaba un cuchillo y escogió el baño como su escena del crimen, fingió que necesitaba ayuda y atacó a la víctima. Las hechos relatados por los testigos en tribunal describían como una película de terror  la escena del crimen pareciese que 10 personas habían sido asesinadas brutalmente", reveló el letrado.

Antes de intentar su acto criminal, Al Hashemi había ido en un taxi al centro comercial para inspeccionarlo, el mismo taxi luego la llevó al bloque de apartamentos, en la Corniche, donde llamó a varias puertas para identificar a los residentes para saber si eran expatriados o no. Fue entonces cuando descubrió al médico estadounidense que le abrió la puerta.

Según se reveló durante el juicio, después de asesinar a Ryan, la acusada fue al apartamento del doctor y colocó una bomba de fabricación casera en la puerta de entrada al piso. El dispositivo no detonó debido a un problema técnico.

El fiscal también dijo que un informe forense mostró que Ryan había apuñalado varias veces en el pecho a la profesora, alcanzando al pulmón derecho lo que produjo su muerte. Restos de sangre de la víctima se encontraron en el volante del coche de Al Hashemi.

Las huellas dactilares encontradas en el pomo de la puerta del baño en el centro comercial y en la bomba coincidían con las de la mujer acusada.

El abogado de la fiscalía también afirmó que Al Hashemi había "dado su propio dinero como donaciones a Al Qaeda en Yemen y creó una bomba para intentar asesinar a otra persona".

Al Hashemi pidió al tribunal que sus seis hijos pudieran visitarla en prisión, aclarando que el mayor de los niños tiene 8 años y el menor 10 meses y sólo los había visto una vez desde su arresto.

El caso fue aplazado hasta el 8 de junio, cuando el abogado de Al Hashemi presentará sus argumentos.

La presunta asesina de Reem Island en Abu Dhabi no es enferma mental, según el tribunal
Comentarios