domingo. 23.06.2024

El piloto emiratí que se volvió entrenador de camellos

Al Afari ha trasladado todas las habilidades de liderazgo que aprendió en el aire a la cría de estos animales a los que prepara para las carreras
El piloto emiratí junto a tres de sus camellos.
El piloto emiratí junto a tres de sus camellos.

Después de pasar 20 años pilotando aviones y volando alrededor del mundo para la Fuerza Aérea, Salem Al Afari decidió instalarse en una granja con 120 camellos en la zona sur de Al Ain. Al Afari, que es de una familia beduina, hasta los 19 años nunca había estado fuera de su tierra. Cuando realizó su primer vuelo de entrenamiento de pilotos asegura que no prestaba atención al instructor, estaba deslumbrado por la visión desde el aire de las calles, los edificios y las personas "como si fueran hormigas", relató el piloto al diario The National.

Después de 90 minutos de vuelo, Al Afari estaba seguro de que iba a convertirse en un piloto. "La vida de un piloto es hermosa. Mi vida era muy agradable. No todo el mundo consigue ser piloto", explicó Al Afari quien asegura que los solicitantes deben pasar exámenes exhaustivos y rigurosos de salud antes de ser aceptados.

"La visión debe ser perfecta y las pruebas de corazón son completas", agregó el emiratí que durante su carrera voló a través del mundo árabe, el Lejano Oriente y España. "Una vez volamos desde Indonesia para entregar una nueva flota de aviones. Cada tres horas aterrizábamos en un lugar o país diferente como Phuket o la India", aclaró Al Afari, recordando una de sus experiencias más agradables.

Sin embargo, la pasión por el vuelo y la buena salud no son suficientes para convertirse en un piloto. "Usted tiene que ser un líder y un tomador de decisiones, que es lo más importante. Cuando se es el capitán del avión, se es el líder de todo el grupo. No todo el mundo tendrá éxito como piloto aunque esté perfectamente entrenado para ello. Si no toma la decisión adecuada inmediatamente, seguirá siendo un copiloto para siempre", agregó.

Ahora, Al Afari ha trasladado todas las habilidades de liderazgo que aprendió en el aire a la cría de camellos que entrena para las carreras. Tras retirarse de la fuerza aérea hace cinco años, compró su primer camello, una hembra de cuatro meses que todavía se alimentaba de la leche de su madre, por 150.000 dirhams.

"Este fue el comienzo, luego compré una granja más grande y muchos camellos de carreras y machos para la cría. Los chicos comenzaron a llamarme 'Tayyar al mudhamereen' (el piloto de los entrenadores de camellos)".

Viajó alrededor del Golfo Arábigo con sus camellos y obtuvo muchos triunfos. "Los camellos me han enseñado paciencia, resistencia y cómo afrontar una licitación", tienes que ser paciente", revela AlAfari.

Son animales muy sensibles y requieren un tratamiento afectuoso. "El camello adora a su dueño, si lo trata bien se enamora de ti pero si se golpea aunque sea una vez, camina en la dirección opuesta y se niega a mirarte ". Hace dos años, Al Afari también se convirtió en analista de las carreras de camellos en los canales de televisión regionales.

Sintiendo que aún tiene más para dar al país, decidió presentarse a las recientes elecciones al Consejo Nacional Federal. A pesar de no ganar un asiento en el FNC, Al Afari está contento con los resultados y felicita a los elegidos. 

El piloto emiratí que se volvió entrenador de camellos