martes. 23.04.2024

Un ciudadano afgano, de 38 años, está siendo juzgado en el Tribunal Penal de Ajman por cargos de asesinatos premeditados. Supuestamente mató a su esposa, de 32 años, y a sus dos hijas menores, de 12 y 13 años.

Las autoridades de la Policía de Ajman, trabajando en conjunto con el Ministerio del Interior de Emiratos Árabes Unidos, se habían coordinado con la Interpol para localizar al sospechoso en su país de origen. 

El caso de triple asesinato tuvo lugar en diciembre de 2019, cuando la policía encontró muertas a una madre afgana y sus dos hijas en su apartamento en el área de Al Rashidiya en Ajman.

La investigación policial reveló que las víctimas habían fallecido debido a los golpes sufridos en el cráneo con un martillo, tras lo cual fueron estranguladas hasta la muerte.

La primera testigo, la madre de la fallecida, llamó a la policía y expresó su preocupación por no tener noticias de su hija y sus dos nietas a pesar de que se encontraban en casa. También encontraron a una hija de tres años inconsciente en el pasillo del apartamento y la llevaron al hospital Khalifa. La niña, que fue entregada a su abuela, estaba en estado de shock, sin haber comido nada desde que ocurrieron los crímenes.

El segundo testigo en el caso, la tercera hija de diez años del acusado, le dijo a la Fiscalía que vio a su padre entrar en una de las habitaciones de su hermana, salió y la cerró por fuera. Dijo con calma que ella estaba fuera.

Luego, entró en la habitación de la otra hermana, desde donde escuchó un grito momentáneo que se convirtió en un silencio ensordecedor en poco tiempo. Corrió a la habitación de su madre y encontró a marido y mujer peleando. Pronto, su madre fue golpeada con un martillo y estrangulada por su padre.

El informe forense confirmó la muerte de las tres víctimas por heridas graves en la cabeza con un instrumento contundente y estrangulamiento. También se encontraron signos reveladores de agresión y resistencia en los cuerpos de las víctimas, manifestó la policía.

Un investigador policial dijo a la Fiscalía que el acusado había premeditado los tres asesinatos porque había reservado un pasaje aéreo a su país de origen días antes de cometer los crímenes. También llevó a su hijo de siete años con sus suegros un día antes de los espantosos asesinatos.

La abuela le dijo a la policía que había disputas entre la pareja desde hacía tres meses. La pareja discutía casi a diario y el acusado comenzó a sufrir un trastorno mental y depresión, según la investigación.

Las imágenes de CCTV revelaron que el acusado se fue a toda prisa el día en que ocurrió el incidente. También usó la escalera en lugar del ascensor después de cometer los delitos. Tomó un taxi para llegar a un aeropuerto internacional y huir a su país de origen, a pesar de que era dueño de un coche.

Un acusado de matar a su esposa y a sus dos hijas, juzgado en el emirato de Ajman
Comentarios