domingo. 07.08.2022

Una adolescente británica que escapó para unirse a Daesh quiere volver a casa

"No soy la misma colegiala de 15 años que huyó de Bethnal Green hace cuatro años", declaró Begum a un diario
Una imagen de la adolescente británica que se unió al grupo terrorista.
Una imagen de la adolescente británica que se unió al grupo terrorista.

Una de las tres alumnas que abandonaron el Reino Unido en 2015 para unirse al grupo terrorista Daesh ha dicho que no se arrepiente de haber visto "cabezas decapitadas" en contenedores, pero desea regresar a su hogar.

En una entrevista con el periódico The Times, Shamima Begum, de 19 años, quien está embarazada de nueve meses, habló sobre las horribles hechos que presenció y agregó que "no la desconcertaron". Sin embargo, ella quería volver a casa para tener a su bebé, informó la BBC. 

El ministro de Seguridad del Reino Unido, Ben Wallace, sin comentar directamente el caso de Begum, manifestó este jueves en el programa Radio 4's Today de la BBC que "las acciones tienen consecuencias". 

Señaló que los ciudadanos del Reino Unido que eligen regresar al país después de viajar al territorio de Daesh deberán estar "preparados para ser interrogados, investigados y potencialmente procesados ​​por los delitos terroristas cometidos". "Las personas que salían a menudo como aficionados ahora son terroristas profesionales o partidarios profesionales del terrorismo, y debemos asegurarnos de mitigar esa amenaza en caso de que regresen", subrayó. 

En declaraciones realizadas desde un campo de refugiados en Siria, Begum le dijo al periódico que "el califato ha terminado". Agregó que había tenido otros dos hijos que murieron en los últimos cuatro años. También contó al diario cómo una de sus dos amigas de la escuela que había dejado el Reino Unido con ella murió en un atentado. El destino de la tercera niña no estaba claro. 

Las alumnas de la Bethnal Green Academy, Begum y Amira Abase, tenían 15 años, mientras que Kadiza Sultana tenía 16 años, cuando salieron del Reino Unido en febrero de 2015.  Volaron desde el aeropuerto de Gatwick a Turquía después de decirles a sus padres que iban a salir por el día. Más tarde cruzaron la frontera hacia Siria. Después de llegar a Raqqa, se quedaron en una casa con otras novias recién llegadas, le dijo al diario TheTimes. 

"Solicité casarme con un luchador de habla inglesa entre 20 y 25 años", dijo. Diez días después se casó con un holandés de 27 años que se había convertido al Islam.  Ha estado con él desde entonces, y la pareja escapó de Baghuz, el último territorio del grupo terrorista en el este de Siria, hace dos semanas. Su esposo se rindió a un grupo de combatientes sirios y ahora es una de las 39,000 personas en un campamento de refugiados en el norte de Siria. 

A la pregunta de si su experiencia de vivir en el antiguo bastión Daesh de Raqqa había estado a la altura de sus aspiraciones, Begum dijo: "Sí, fue así. Era como una vida normal. La vida que muestran en los videos de propaganda - es una vida normal". "De vez en cuando hay bombas y cosas. Pero aparte de eso ..."  Reveló que ver su primera "cabeza cortada" en un contenedor no la desconcertó. 

"No soy la misma colegiala de 15 años que huyó de Bethnal Green hace cuatro años", dijo al Times. "No me arrepiento de haber venido aquí".  Siempre pensó que moriría junto con su esposo, que está en una prisión. "No tengo muchas esperanzas. Se están haciendo cada vez más pequeñas. Y hay tanta opresión y corrupción que realmente no creo que merezcan la victoria", agregó.

Mientras, su padre dice que fue un error y que debería ser perdonada por el Gobierno para poder volver. Hussen Abase, en una entrevista en Sky News, culpó a las redes sociales por atraer a su hija y aseguraba que "los adolescentes no piensan las cosas, pueden ser fácilmente engañados".

Una adolescente británica que escapó para unirse a Daesh quiere volver a casa
Comentarios