domingo. 25.02.2024

Una ciudadana saudí ha provocado un acalorado debate en las redes sociales después de que un empleado del Departamento de Justicia le dijera que para tratar con ella debía ir cubriéndose la cara.

Muna Abu Sulayman, que llevaba un hijab (velo que cubre solo el cabello), entró en un Departamento oficial de Riad, cuando un empleado le dijo que tenía que cubrirse la cara. "Le contesté que el príncipe heredero, Mohammad Bin Salman, ya anunció que cubrirse la cara no era necesario. Sin embargo, cuando respondió 'Pero el religioso ...', y le dije que estaba dentro de una institución pública, 'entonces, por favor, deme el documento requerido'.

Su comentario fue que no debería mostrar mi cara. Respondí que no tenía el más mínimo maquillaje y que llevaba gafas de sol. La era de asustar a las mujeres con la amenaza de no ser atendidas a menos que se cubran la cara ha terminado", publicó Muna en su cuenta de Twitter, donde tiene más de 538.000 seguidores.

Finalmente recibió el documento. "Toda la transacción duró diez minutos. Mis amigos me dicen que generalmente lleva mucho más tiempo que eso".

En marzo, el príncipe Mohammed declaró que usar la abaya (bata holgada) o el hijab es una cuestión de elección según la Sharia. "Las leyes son muy claras y está estipulado en la Sharia que las mujeres usen ropa decente y respetuosa", dijo. "Esto, sin embargo, no especifica en particular una abaya negra o una capa negra para la cabeza ... La decisión queda en manos de las mujeres para decidir qué tipo de vestimenta decente y respetuosa escogen usar".

Más tarde, Muna dijo en un programa de televisión que borró el tweet después de que tres personas del departamento la llamaron para disculparse por el comportamiento. "Fueron muy elocuentes en sus disculpas y amables en su comprensión por mi reacción".

Muna agregó que no era aceptable que ninguna mujer no fuera atendida por un empleado de ningún departamento simplemente porque su rostro no estaba cubierto.

"Si un hombre no puede aceptar tratar con una mujer que usa el hijab pero no le cubre la cara, no debería trabajar en un lugar donde tenga que interactuar con la gente", dijo, citada por el diario saudita Okaz este jueves. "La idea principal es seguir las reglas y regulaciones en todas las instituciones públicas y proporcionar a las mujeres todos los servicios sin lastimarlas o denigrarlas".

Los usuarios de medios sociales fueron en su mayoría partidarios de la actitud de Muna y aplaudieron su valor para hacer frente a "aquellos que todavía consideran a las mujeres como ciudadanos de segunda clase".

"Su trabajo es atender a las personas sin importar quiénes son y qué ropa están usando. Es su derecho básico y debe ser atendida sin ningún prejuicio", publicó la usuaria Green.

Sin embargo, quienes se opusieron a ella dijeron que no debería haber usado su condición de figura de medios conocida para presionar al empleado de un Departamento.

Apoyan a la influencer saudí a quien le dijeron que se cubriera la cara
Comentarios