sábado. 22.06.2024

Un saudí que mató a un invitado durante una celebración de bodas tendrá que enfrentarse a la justicia en virtud de la ley pública a pesar de haber sido perdonado por la familia del difunto.

El invitado no estaba conectado con la familia y viajó 250 kilómetros desde Arar a Turaif en el norte de Arabia Saudita para acompañar a un amigo que quería asistir a la boda de un pariente. Estaba sentado con otros invitados cuando una bala perdida en el aire lo mató.

Fue llevado al hospital local, pero fue declarado muerto, informó este domingo el diario saudita Al Watan.

Un portavoz de la policía confirmó el incidente y dijo que se habían tomado todas las medidas legales.

Una fuente añadió al diario que el padre de la víctima había perdonado al culpable y que no deseaba llevar el asunto más allá. Sin embargo, la policía se negó a liberar al asesino, asegurando que el caso había sido remitido a la fiscalía en virtud de la ley pública.

Las autoridades de Arabia Saudita han advertido regularmente contra los disparos festivos y han advertido su política de cero tolerancia sobre disparar balas al aire para celebrar eventos.

Las autoridades asignaron policías para vigilar palacios, salones de bodas y áreas de celebración para garantizar el pleno cumplimiento de la ley en medio de advertencias de que quien viole la ley será severamente castigado.

También solicitaron que todas las salas multifuncionales instalen cámaras de vigilancia que cubran los espacios abiertos al aire libre para poder seguir la situación.

Los salones ya no se pueden alquilar sin firmar un acuerdo en el que se asegura no se producirán disparos y el anfitrión del evento está obligado a comprometerse a denunciar cualquier violación de la norma.

La decisión de aplicar la política estricta se tomó en 2012 después de un aumento notable en la incidencia de lesiones fatales y graves a personas inocentes por balas perdidas durante celebraciones públicas.

Bajo las regulaciones sauditas que prohíben los disparos de celebración, incluso el novio puede ser arrestado en caso de que los invitados comiencen a disparar al aire.

Los disparos festivos son comunes en Medio Oriente, pero también son una tradición cultural en el sur de Asia y Sudamérica.

Una bala perdida durante la celebración de una boda mata a un invitado