miércoles. 22.05.2024

La última víctima de los tribunales egipcios apenas ha cumplido los cuatro años. Un juez de El Cairo, en Egipto, condenó esta semana a un niño de cuatro años a pasar el resto de su vida en la cárcel por un asesinato ocurrido en 2014. La decisión causó un gran revuelo, sobre todo porque el pequeño apenas sabía hablar al momento del crimen.

Ahmed Mansour Karni, de cuatro años, fue condenado a cadena perpetua esta semana por cuatro cargos de homicidio, ocho de intento de homicidio; por vandalizar propiedad de la Administración de Salud de Egipto y por amenazar a soldados y policías y dañar los autos de las fuerzas de seguridad, informó el diario elmundo.es

El violento episodio al que hace referencia el fallo ocurrió en un domicilio de la localidad de Faiyum (a 70 kilómetros de El Cairo) cuando el niño tenía apenas dos años. El hombre a quien debían juzgar las autoridades nunca apareció y las acusaciones recayeron sobre el pequeño Ahmed, todo ello a pesar de que su familia presentó un certificado de nacimiento para probar que era imposible de que se tratara de la misma persona. Al final fue condenado el martes pasado junto a otros 115 hombres acusados de crímenes similares. 

Como tantos otros, Ahmed fue juzgado en rebeldía y oficialmente está en busca y captura. "No ha sido detenido porque no se encuentra localizado pero está en vigor una orden de arresto contra él", asegura el abogado de la familia Karni, Faisal Al-Sayed decidido a recurrir el fallo emitido por la justicia castrense. 

 

Cadena perpetua contra un niño de cuatro años en Egipto