domingo. 14.07.2024

Un emiratí de 28 años, que conducía bajo los efectos de las drogas, provocó una escena caótica en la carretera Jebel Ali-Lehbab, que dejó graves heridas a dos agentes tras una serie de colisiones con vehículos policiales. El incidente, que tuvo lugar el 17 de marzo de este año, comenzó con un aviso en la sala de operaciones de la Policía de Dubai de un conductor imprudente en un Nissan Patrol blanco sin matrícula.

Un grupo de trabajo fue asignado para detener al conductor, y se enviaron cuatro patrullas de la policía, incluida una de la comisaría de Al Barsha.

Un sargento de la policía emiratí declaró en el Tribunal de Delitos Menores de Dubai que el automovilista, junto con otros tres vehículos, conducían en contra del sentido del tráfico, una maniobra peligrosa que representaba una amenaza significativa tanto para los conductores como para otros usuarios de la vía.

Cuando los delincuentes vieron los coches de policía, comenzaron a conducir contra el tráfico a gran velocidad, en dirección a la rotonda que conduce a la zona de Lehbab, donde estaban estacionadas patrullas adicionales de la comisaría de policía de Bur Dubai. La presencia de estas patrullas provocó la dispersión de los vehículos infractores.

Luego, el acusado regresó al carril correcto e intentó escapar hacia Jebel Ali. Su intento de fuga fue frustrado por una patrulla, lo que provocó una serie de colisiones.

Los registros judiciales muestran que el delincuente continuó alejándose y, a pesar de las múltiples órdenes de los agentes de detenerse, se negó a cumplir, continuando con su comportamiento imprudente.

La conducción errática por el carril izquierdo de la carretera de cuatro hizo que el coche del sospechoso se viera rodeado por vehículos policiales.

En un intento desesperado por evadir la captura, el conductor cambió de carril abruptamente y chocó contra uno de los coches de policía. Esta colisión desató una reacción en cadena, y el vehículo del sospechoso chocó contra tres coches de policía más.

La fuerza de estos impactos fue lo suficientemente fuerte como para volcar una de las patrullas policiales. Como resultado de las colisiones, dos policías resultaron gravemente heridos. Sin embargo, los registros judiciales no proporcionaron detalles sobre la naturaleza específica de sus lesiones.

Los agentes de policía finalmente pudieron controlar la situación y lograron contener y detener al conductor a pesar de su feroz resistencia.

Las pruebas revelaron que el joven había consumido clonazepam y pregabalina (comúnmente conocida bajo la marca Lyrica), medicamentos que se usan típicamente para tratar la epilepsia, entre otras afecciones.

Durante los interrogatorios de la Fiscalía, el emiratí inicialmente negó los cargos, pero luego admitió ante el tribunal haber consumido drogas, conducir bajo los efectos del alcohol, haber puesto vidas en peligro, haber causado daños a coches de policía, herir a otras personas y conducir un coche sin matrícula. El tribunal ha programado la próxima audiencia para el 7 de agosto.

Conduce drogado y choca contra cuatro coches de la Policía de Dubai