viernes. 12.07.2024

Una joven de 21 años fue condenada por cargos de agresión física después de golpear a un oficial de policía que intentó detener a su amigo ebrio.

Según los registros del Tribunal Penal de Dubai, el incidente ocurrió el 1 de enero y la pareja involucrada, un ruso y una ucraniana, estaban ambos bebidos.

La pareja había estado en un club de baile en Jumeirah Beach Residence e intentó volver a entrar en el local en contra de las reglas. A pesar de que los guardias de seguridad del lugar les pidieron que se marcharan, la pareja insistió.

Un policía, que notó el alboroto, se acercó a ellos. Se identificó y pidió a la pareja que se marchara tranquilamente cumpliendo las normas del club.

El oficial contó ante el tribunal cómo la pareja inicialmente discutió y retrasó su salida. “Mientras se alejaban, el ruso me insultó con malas palabras”, declaró el policía. Al hombre se le solicitó acudiera a la comisaría, pero huyó apresuradamente del lugar.

Durante la persecución, la mujer ucraniana intervino golpeando al agente en el lado izquierdo de la cara para evitar el arresto de su amigo. El jefe de seguridad del club corroboró este relato y confirmó la agresión por parte de la joven y el insulto verbal por parte del hombre.

La mujer también fue puesta bajo custodia policial. Sin embargo, ambos negaron los cargos ante el tribunal: el hombre impugnó el cargo de insulto y la joven negó la agresión. Presentaron un documento en el que se indicaba que el policía implicado había renunciado a sus derechos en el caso en su contra.

A pesar de su defensa, el tribunal declaró a la joven culpable de agredir físicamente a un agente de policía y la condenó a tres meses de prisión, sumado al tiempo que ya había cumplido en la cárcel. Además, el juez ordenó su deportación una vez termine su condena.

El caso contra el ruso fue desestimado porque el oficial renunció a su derecho personal a presentar cargos por insulto.

Encarcelada y deportada del país por agredir a un policía en un bar de Dubai