martes. 16.07.2024

El Tribunal de Casación de Abu Dhabi confirmó este domingo la sentencia de muerte a un hombre pakistaní por violar y asesinar brutalmente a un niño de 11 años. El tribunal pronunció el veredicto final después de un juicio de 19 meses. El niño pakistaní, Azan Majid, fue violado y estrangulado por su tío en mayo de 2017, en la azotea del mismo edificio de apartamentos en Abu Dhabi, donde vivía con su padre. 

Durante el juicio en el Tribunal de Casación, el acusado, Mohsen Bilal, negó los cargos de violación y asesinato. Incluso le dijo al tribunal en el juicio anterior que el día del incidente no estaba en Abu Dhabi y que todas las acusaciones contra él eran falsas. La investigación policial, sin embargo, probó su delito. Los padres de la víctima y su abuelo también estuvieron presentes en el tribunal, cuando se anunció el veredicto.

En declaraciones al diario Gulf News después del veredicto, Majid Janjua, el padre del niño, comentó que, "desde hace mucho tiempo, hemos estado esperando el juicio y finalmente el tribunal dictó sentencia. Estamos satisfechos. Queríamos la pena de muerte para el criminal que mató a nuestro hijo. Hoy, se ha hecho justicia". Añadió que todos los miembros de su familia estaban muy traumatizados por la forma en que murió su hijo.

En el juicio anterior, tanto Janjua como el abuelo del niño prestaron juramento 25 veces cada uno bajo la ley Sharia, que según las pruebas y los informes forenses, fue el acusado quien violó y estranguló al menor hasta la muerte.

Azan Majid Janjua desapareció el 30 de mayo de 2017 y su cuerpo fue encontrado más tarde en la azotea del edificio después de tres días, cuando un técnico de aire acondicionado fue a revisar un aparato que no funcionaba. El criminal se había disfrazado con una abaya, para ocultar su identidad y cometer el crimen.

En las sesiones de audiencia anteriores, el acusado y su abogado defensor designado por el tribunal no presentaron ninguna prueba concreta para demostrar su inocencia.

La policía y los fiscales presentaron pruebas, informes forenses que incluían imágenes de CCTV, un informe de evaluación mental, grabaciones de vídeo del acusado y sus huellas dactilares en la cuerda que usó para estrangular al niño. Todas las pruebas encontraron culpable al acusado. Después de evaluar las pruebas y realizar exámenes cruzados en el caso, tanto el Tribunal Penal de Primera Instancia de Abu Dhabi como el Tribunal de Apelaciones de Abu Dhabi declararon al acusado culpable y dictaron sentencia de pena de muerte.

El padre de la víctima había declarado que Azan estaba ayunando por el Ramadán y que había ido a la mezquita para las oraciones de la tarde y la recitación del Corán, después desapareció. Algunos vecinos habían visto al niño regresar de la mezquita, pero nunca llegó a casa.

Azan era el primer hijo de Janjua, ciudadano paquistaní, nacido de su primera esposa, de nacionalidad rusa. Después de su divorcio, Azan vivió con su padre en Abu Dhabi.

La madre estaba de visita en Abu Dhabi cuando ocurrió la tragedia. También estuvo presente en el tribunal este domingo, cuando se confirmó la sentencia de muerte del asesino.

Emiratos confirma la pena de muerte por el asesinato y violación de un niño de 11 años