domingo. 23.06.2024

El Tribunal de Apelación de Dubai conmutó una pena de cadena perpetua dictada contra un directivo árabe con ciudadanía occidental por 15 años de prisión y confirmó su deportación tras cumplir la pena de prisión.

El sospechoso fue acusado de detener a una empleada de hogar asiática que trabajaba para él y agredirla hasta que murió debido a sus malos tratos.

Los detalles del caso se remontan a septiembre de 2020, cuando un gerente árabe ingresó a una mujer asiática en la unidad de cuidados intensivos de un hospital en Dubai debido a sus múltiples lesiones. Minutos después, el médico a cargo anunció la muerte de la mujer y se abrió un parte policial.

Según el informe forense, la empleada doméstica fue agredida durante varios meses antes de su muerte, lo que provocó el colapso de su estado de salud. Posteriormente falleció debido a lesiones y signos de agresión en diferentes partes de su cuerpo.

Las investigaciones determinaron que la víctima trabajaba como empleada doméstica en la casa del sospechoso. Los interrogatorios revelaron que fue despedido de su trabajo hacía unos seis meses y siempre estaba en casa. Durante el interrogatorio, confesó haber agredido y detenido ilegalmente a la mujer.

Según el informe forense, se encontró que la causa de la muerte fueron lesiones, fracturas y heridas en diferentes partes de su cuerpo, algunas de las cuales databan de seis meses antes de su muerte. Entonces, la Fiscalía de Dubai lo remitió a la corte donde fue sentenciado a 15 años de prisión.

Una empleada en Dubai, torturada hasta la muerte por su empleador