viernes 27/5/22

En busca del amor: hombres estadounidenses quieren novias colombianas

Se conocieron a través de la página web Latin American Introductions, una agencia matrimonial con sede en Bogotá
El cartel del documental 'Looking for love'.
El cartel del documental 'Looking for love'.

"Looking for Love" (Buscando amor) es el primer largometraje documental del periodista californiano Russ Finkelstein que cuenta la historia de Barry, un hombre jubilado que intenta encontrar una esposa a través de internet. El documental cuenta como un ciudadano estadounidense con cero habilidades en español trata de cortejar a una radiante madre soltera colombiana que quiere nada más que un hombre que la ame a ella y a su hijo adolescente. 'Looking for Love' es una comedia negra romántica que emplea un cine documental rudo e incrustado para contar la historia de nuestra ambición universal de amar y ser amados y de lo que algunos están dispuestos a llegar para lograrlo.

Barry vive solo en su casa en Saint Louis y confiesa que está muy triste, que se siente solo. Desea una compañera y Dalila vive en Bogotá, está divorciada y tiene un hijo adolescente. Sueña con encontrar un hombre amable, cariñoso y responsable con el que pueda vivir otra vida, en otro país, lejos de la dura realidad que afronta como madre soltera en Colombia. Ambos se conocieron a través de la página web Latin American Introductions, una agencia matrimonial con sede en Bogotá (Colombia). "Experimenta el amor de una exótica mujer latina", reza el slogan de la compañía.

A Barry, de 68 años, le gustó el perfil de Dalila y le escribe: "Hola, estuve mirando tus fotos, me gusta tu vestido negro: magnifica la belleza de la persona que lo viste. ¿Te gusta usar vestidos, faldas o pantalones? ¿Cuánto mides, cuánto pesas? Por favor, cuéntame de tu hijo, de tu familia." Dalila, de 34 años, le responde: "Hola, Barry, estoy agradecida por tu interés. Me gustan los vestidos, las faldas y los pantalones. Mido 1.65 y peso 60 kilos. Espero conocerte, quedo pendiente. Cordialmente, Dalila".

Lleno de ilusiones, Barry prepara su viaje a Bogotá para encontrarse con Dalila. En su maleta guarda cuatro camisas, un par de pantalones, una gorra con el logo de Taco Bell, un diccionario inglés-español y un libro para leer. En una casa pequeña de ladrillos en Bogotá está Dalila, quien mientras prepara la comida de su hijo dice que prefiere un hombre estadounidense porque para ella los colombianos son poco serios y solo quieren diversión. Y ella necesita algo estable.

La historia principal de la película sigue a Barry y Dalilah aunque también tiene otro sub argumento y personajes que por una u otra razón se encuentran en la agencia matrimonial de Bogotá. Desde los patrones masculinos estadounidenses de la agencia, a las mujeres colombianas,  esta película pinta un retrato íntimo y honesto de una solución a un problema global: personas insatisfechas con su vida romántica y las posibilidades disponibles para ellos en sus países de origen.

"La mayoría de los hombres que son socios de esta agencia tienen entre 50 y 60 años, en su mayoría están divorciados y lo que buscan, como dicen ellos, es encontrar mujeres con valores tradicionales. Qué quiere decir esto para mí: mujeres no feministas o no progresistas. Quieren un vida doméstica que ellos consideran tradicional. Y la mayoría, aunque no lo digan de frente, están también buscando mujeres más jóvenes", dice Finkelstein.

De manera indirecta, el documental refleja la realidad de una sociedad colombiana todavía arraigada a valores tradicionales sobre la vida conyugal y  familiar. Paradójicamente, más de la mitad de los niños que nacen en Colombia son criados por madres solas o cabeza de hogar. Y en este caso, para Dalila la agencia matrimonial representa la posibilidad, o la ilusión, de encontrar a un hombre distinto con el que pueda formar una familia en la tierra del 'sueño americano'.

 Ya en Colombia, frente a frente, la pareja da paseos y la desilusión empieza a presentarse bajo distintas formas, entre ellas el idioma: se comunican a través de un intérprete que les provee la agencia. Tras un fin de semana, las cosas no parecen resultar como esperaban y cada uno deberá lidiar con su propias expectativas y frustraciones.

En la página web Latin American Introductrions, donde hombres y mujeres pagan una membresía, hay también perfiles en los que sus miembros se describen y cuentan quiénes son. Y este es otro de los focos que a Finkelstein le atrajo, la forma en la que los socios, como Barry, se venden allí para el otro.

En busca del amor: hombres estadounidenses quieren novias colombianas
Comentarios